Materiales D. Santos       Cádiz       Oaxaca       D. Felipe de Merecilla       La casa de un indiano


 

         MATERIALES PARA LA VERDADERA HISTORIA DE DON  SANTOS DIAZ DE TERAN

                                                    Alcalde de Antequera (Nueva España)

                                                                     J.M. DÍAZ DE TERÁN RODRÍGUEZ

 Castillo Pedroso, Lugar en la provincia y diócesis de Santander. Partido judicial de Villacarriedo, audienc. territ, y Capitanía General de Burgos, Ayuntamiento de Corbera, situado sobre el nudo que liga a la montaña Comple con Pombo en el punto que forma una ligera taza....

En este lugar, el día veintiuno del mes de Noviembre del año del Señor 1.639, es bautizado por Don Bernabé García de Terán, Cura y Beneficiado en el dicho lugar un niño al que se le impuso el nombre de Santos. Era hijo de Don Juan Díaz de Terán y de Doña Magdalena de Terán.

Transcurre el tiempo y, junto a su hermano Juan, con una edad aproximada a los diecinueve años, se encuentra en la Nueva España, donde contrajo matrimonio con una "Señora muy importante, hermana entera de dos Caballeros de Santiago". Es esta la época más oscura de nuestro buen Don Santos. Esta señora se llamaba Mercedes Sosa de Canto fallecida en la ciudad de México en fechas comprendidas entre el día 2 y el 7 de Abril de 1677.

Durante su matrimonio anduvo por distintos lugares, ya que en fecha de 9 de Marzo de1693 aparece la "Relación de servicios del Capitán de Infantería Española Don Santos Díaz de Terán", que dice así:

"Por fees de officio que ha presentado, consta que ha servido a su Magestad veynte y seis años y nueve meses y nueve días en la Armada real del Océano en Sicilia en el tiempo de las Guerras de Mesina, y después en el ejercito de Cataluña en esta manera.

En la Armada Real del Océano, nueve años, cinco meses y nueve días, con plaza de soldado, sarxento vivo y reformado, Ayudante de Terzio, Alferez vivo y reformado del terzio del Maestre de Campo Don Pedro Fernández Navarrete.

En Sicilia, habiendo pasado con dicha Armada Real a aquel Reyno con la ocasión de la Guerra, dos años y cuatro meses, en donde sirvió con dos escudos de Bentaxa que se le señalaron por lo que se señaló en la salida el día quinze de Febrero de setenta y cinco a desaloxar a el enemigo de la Colina de la Barreta, donde se portó con especial valor, siendo uno de los primeros que, con espada en mano, se adelantó a luchar con el enemigo, haciéndole desamparar dicha Colina, y teniendo experiencias de su obrar, se le ordenó por su General, pasase en una faluca a Rixoles a llevar un pliego al Governador de dicha Plaza, en donde llevava orden para executar ciertas dilixencias de el servicio de su Magestad, y, por el mal temporal, no pudiendo caminar como quisiera, le hizieron prisionero franceses llevándole a Mesina, si bien el dicho Capitán, viéndose perdido, echo al mar el pliego que llevava, atándole en un cuchillo, o puñal que llevava.

En Mesina estuvo hasta que salió por el canxe que hizo el Barón de Santa Christina que Gobernaba las fronteras de Calabria, y, haviendo buelto a continuar sus servicios en el exercito de Sicilia, donde estava su Terzio, se hallo en todas las ocasiones que se ofrecieron, y, en especial, en la toma de la Plaza de la Momola, donde fue uno de los primeros que entraron en ella, y el dia siete de Henero de dicho año le ordenó el Governador de dicha Plaza, fuese con cincuenta soldados y diez Reformados a quitar el agua a el enemigo, que estava muy cerca de dicha plaza, lo cual executó con mucho valor y en esta ocasión salió erido y, haviéndose curado, el Marqués de Villafranca, Virrey y Capitán General, que en aquella ocasión era de dicho Reyno, le dio patente de Capitán de una Compañía de lnfantería española. De lo cual se formó assiento en los Officios de Veeduría y Contaduría. y, haviéndose acavado las Guerras de Mesina, se volbió con la Armada real asta las costas de Cataluña, donde a servido el tiempo restante a los referidos veinte y seis años, nueve meses y nueve dias, y en dicho exercito servió de Reformado, haviendo sentado Plaza en la Compañía del Capitán Don Bentura de Fuentes, que lo era del Terzio del Maestre de campo Don Diego Serrano, en donde sirvió asta que el duque de Villahermosa, siendo Governador y Capitán general de el Principado de Cataluña, le dio patente de Capitán de una Compañía de Infantería española y se le formó asiento en los officios de ella, y se halló en la ocasión de Campredón y portádose con singular valor, como lo representa en carta para su Magestad el Marqués de Confrans, Governador de las armas de aquel exército, y haviendo salido erido de la referida función, estuvo enfermo muchos dias, asta que, por muerte de su Padre, ussó de lizenzia que le conzedió el Duque de Medinasidonia, Governador y Capitán General, para pasar a su tierra a negozios que pedían su asistencia.

El Governador de la Artillería, Don Luis de Salzedo, Los Maestres de Campo, Don Andrés de Amatraín y Don Francisco de Espinosa, Los Almirantes, Onorato Bonifazio Papachino, Nicolás de Gregorio, Jazinto López Jirón, Zertifican le an visto servir en cuantas ocassiones se ofrezieron en su tiempo en la Armada con expecialissimo valor y zelo del servicio de su Magestad, acudiendo a quanto se le ordenó por sus Generales, y que lo juzgan digno y merezedor de quantas honrras su Magestad fuese servido de hazerle.

Sacosse de los papeles originales que a presentado en esta secretaria de la guerra, parte de Tierra, los quales se bolbieron a la parte.

Madrid y Marzo 9 de 1693.  Don Gaspar de Estacasolo y Otalora.

Resueltos los asuntos familiares con ocasión del fallecimiento de Don Juan Díaz de Terán, padre de don Santos, pasa este a la Nueva España residiendo en distintos lugares, entre ellos Antequera del Valle de Oaxaca, donde, según don Mateo de Raigadas Agüero, le ofrecieron el Oficio de Alcalde y vara de los hijosdalgos, según se verá en el cuestionario contestado por dicho Caballero en el expediente para ingreso en la Orden de Alcántara.

A efectos de ingreso en dicho Orden de Alcántara se presenta la genealogía de Don Santos, que dice así:

"Para vos de Don Santos Díaz de Therán, pretendiente al habito de Caballero del Orden de Alcántara, natural del lugar de Castillo Pedroso.

Genealogía de Don Santos Díaz de Therán a quien S.M (Dios le guarde) ha hecho merced de hábito de Caballero del Orden de Alcántara.

Es natural del lugar de Castillo Pedroso, que está en el valle de Toranzo, montañas de Santander y Arzobispado de Burgos.

Padres Don Juan Díaz de Therán y Doña Magdalena Díaz de Therán.

Abuelos paternos Don Juan Díaz de Therán y Doña María Díaz de Therán.

Abuelos maternos Don Pedro Díaz de la Serna y Doña María Díaz de Therán.

Todos los referidos, Pretendiente, sus padres y abuelos paternos y maternos, son naturales del dicho lugar de Castillo Pedroso.

En virtud del poder especial que tengo del pretendiente, la presento, y, aunque en él no viene inserta, me obligo en forma a que es cierta y verdadera, con pena de cualesquier daños que pudiesen resultar y de lo contrario, Y lo firmo. Don Bentura Galbán de la Puente.

Es copia de la genealogía original que se presentó en el consejo, Madrid y Diciembre seis de mil y seiscientos y noventa y siete años. Francisco de Molina.

En el consejo, en 7 de Marzo de 1.698, el Sr., Presidente, para la lista de pruebas nombra a los Sres. Borla y Chaves".

A continuación consta el interrogatorio que tenían que responder los testigos, tendente a demostrar la "Notoria Hidalguía" del pretendiente así como de sus padres, abuelos paternos y maternos y bisabuelos, no tener mezcla de sangre mora ni judía ni de hereje converso, no haber ejercicio oficio vil ni mecánico y se insta a las autoridades civiles y eclesiásticas a facilitar la documentación necesaria para dicha prueba.

Así mismo en seis dias de diciembre de 1697 se dan las instrucciones necesarias a los señores que posteriormente designe el Conde de Villa Umbrosa, para llevar a efecto todas las pruebas.

Dicha designación realizada en Madrid en 15 de diciembre de 1697, recaerá en Don Lorenzo Ramos Y frey Gonzalo Hidalgo Gallego, caballero y religioso profesos de la Orden de Alcántara, quienes, partiendo de Madrid el 21 de diciembre de 1697, llegan a Castillo Pedroso "a cinco días del mes de Enero del año de mil seiscientos y noventa y ocho años". En dicho lugar, y a falta de escribano, abren el pliego, que a continuación se reproduce, en el cual se les manda hacer las pruebas de las calidades de Don Santos Díaz de Therán.

"Don Carlos, por la Gracia de Dios rey de Castilla, de Leon, de Aragón, de las dos Sicilias, de Ierusalem, de Navarra, de Granada, de Toledo, de Valencia, de Galicia, de Mallorca, de Sevilla, de Cerdeña, de Cordova, de Córcega, de Murcia, de Jaen, Ec. Administrador Perpetuo de la Orden y Cavalleria de Alcántara por Autoridad Apostolica. A vos el Cavallero y Religioso profesos de la dicha Orden que nombrare el Conde de Villa Umbrosa y Castronuevo, Marques de Santillán Caballero de dicha Orden, Comendador de la Orden de la Clavería de ella, Gentil hombre de mi Camara y Gobernador del mi Consejo de las Ordenes. Sabed que Don Santos Díaz de Teran me hizo relacion. Que su propósito, y voluntad es ser de la dicha Orden, y vivir en la observancia, y so la Regla, y disciplina della, por devocion que tiene al Señor San Benito, y a la dicha Orden, suplicandome, le mandase admitir, y dar el Abito, e insignia della, o como la mi merced fuese. Y porque la persona que ha de ser recibida en la dicha Orden, y para le dar el Abito della, ha de ser Hijodalgo, así de parte de su Padre, como de su Madre, al modo, y fuero de España, y tal, que concurran en él las calidades que las Difiniciones della disponen. Y confiando que sois tales personas, que guardareis mi servicio. y que bien, fiel, y diligentemente haréis lo que por mi os fuere cometido y mandado. con Acuerdo de los del mi Consejo de las Ordenes. Por la presente os cometo y mando que, luego que la recibáis, vais a todas y cualesquier parte que vieredes que convenga, y de vuestro Oficio recibáis juramento en forma; y los Dichos y Deposiciones de los Testigos que os parecieren ser necesarios, sean Personas de buena fama y conciencias, que conozcan al dicho Don Santos Díaz de Teran e a su Linage, y les hagáis las preguntas contenidas en el Interrogatorio, que con esta mi carta os será entregado, señalado de los del dicho mi Consejo; y el Testigo que dixere sabe lo contenido en la pregunta, le preguntad como lo sabe, y si lo cree, como, y porqué: y si lo vió, o oyó dezir, declare a quien, y como, y que tanto tiempo ha; por manera que cada Testigo dé razon suficiente de su Dicho y Deposición, y lo que asi dixeren, y depusieren, originalmente, firmado de vuestro Nombre, cerrado, y sellado y en manera que haga feé, lo traed al dicho mi Consejo, o lo embiad a él a buen recado, para que yo lo mande ver, o proveer lo que según Dios y Orden convenga. Y Otrosi, os mando, que demas del juramento, que conforme las Difiniciones de la dicha Orden debeis hacer, para que se haga la dicha Información, os tomareis juramento el uno al otro, si sois Parientes, o la Muger de vos, el dicho Cavalleros que fueredes nombrados, dentro del quarto grado del dicho Don Santos Díaz de Teran o de su muger, si la tuviere; y siendolo, os abstendréis de hacer la dicha Información, y avisareis dello al dicho mi Consejo, para que se provean otras Personas que la hagan; en la cabeza de la cual pondreis este juramento, que para ello os doy el Poder cumplido que al caso convenga. Y asi mismo os mando, que por cuenta de los Salarios que huvieredes de aver, de la ocupacion que tuvieredes en hazer las dichas Informaciones, no pidais, ni cobreis del dicho Don Santos Diaz de Terán, ni de su Fiador, ni otra Persona en su Nombre, maravedis ningunos; sino que los cobréis del Deposito que para ello tiene hecho en el mi Consejo, por Poderes, en la forma que se acostumbra, o envirtud de Carta de mi Secretario so pena de doscientos ducados, en que os condeno a cada uno desde luego haziendo lo contrario; y en la misma pena ha de caer, e incurrir el dicho Don Santos Díaz de Teran, si os diere los dichos maravedis, sino fuere en virtud de la dicha Carta, o de su Depósito. Y si vinieredes a esta Corte, a traer las dichas Informaciones ambos juntos, o qualquier de vos, dentro de segundo dia como llegaredes, después de aver hecho las dichas Informaciones, las entreis en el dicho mi Consejo, sin detenerlas otro ningun tiempo en vuestro poder; con apercibimiento, que no se os mandaran pagar Salarios ningunos de los demás días que os detuvieres en hacerlo, y se os multará, conforme al Arbitrio de dicho mi Consejo, en los Salarios que huvieredes devengado en las dichas Pruebas; dentro de otros quatro dias de como las entregaredes en el dicho mi Consejo, pidais, y jureis los dias de la ocupacion que huvieredes tenido en ellas, y no lo haziendo, passado el dicho término, se os condena a veinte ducados a cada uno, que se han de cobrar de lo que huvieredes de aver de dichas ocupaciones: y demás que han de correr, y ser por vuestro riesgo todos los daños y menoscabos que por esta causa se siguieren en la cobranza del dicho deposito. Y no pudiendo traer las dichas informaciones ninguno de vos al dicho mi Consejo, quando las remitierades a él, pongais y declareis el fin de ellas cada uno los dias que os huvieredes ocupado en hazerla; con toda distinción y claridad. Y demas de esto, dareis aviso al dicho mi Secretario dello. por Cartas; y embiareis Poder jurado para la cobrança, a la Persona que os pareciere: y no lo haziendo, y cumpliendo assi, caigais e incurrais en la pena de los veinte ducados, y en las demas aqui declaradas: Con que se evitaran los grandes inconvenientes que hasta aora han resultado. y resultan. Y no hagais cosa en contrario, pena de la mi Merced, y de cien ducados de Oro, para Obras Pias.

Dada en Madrid a seis dias del mes de Diciembre de mil y seiscientos y noventa y siete años.

Conde de Vª Umbrosa, Marqués de Santillan, Don Pedro Nicolás de Orellana, El Marques de Andía, Dom Juan de Echalate, Don Francisco de Molina Escribano del Rey nuestro Señor y su escribano de Cámara. Por su mando con acuerdo de los de su Consejo de las Ordenes, Don Gregorio Francisco de Quevedo y Azcona".

Comienzan los interrogatorios y las pruebas testificales el mismo día de su llegada a Castillo Pedroso, cinco de enero del año de 1698, terminando el día 22 de febrero de dicho año. Durante este tiempo se entrevistó un total de 40 testigos de distintos lugares del valle de Toranzo:

 

    1ºDon Fernando Fernandez de Villegas, Beneficiado y Comisario del Santo Oficio en Castillo Pedroso.

    2º Juan Díaz de la Serna, vecino y natural de Castillo Pedroso.

    3° Juan Díaz de la Serna, vecino y natural de Castillo Pedroso.

    4° Juan Ruiz Calderón, vecino y natural de Castillo Pedroso.

    5º Pedro Ruiz, vecino y natural de Castillo Pedroso.

    6° Juan Ruiz Calderón, vecino y natural de Castillo Pedroso.

    7° Pedro Díez de la Serna Villegas, de Castillo Pedroso.

    8° Bernabé Pacheco, de Castillo Pedroso.

    9° José González de Vallejo, de Castillo Pedroso.

    10° Juan Díaz de la Serna Monasterio, de Castillo Pedroso.

    11º Tomás Díaz de la Serna, de Castillo Pedroso.

    12° Felipe Gonzalez de Therán, de Quintana del Castillo.

    13° Felipe Díaz de Rueda, de Quintana del Castillo.

    14° Nicolás Díaz Muñoz, de Castillo Pedroso.

    15° Don Fernando Muñoz, Rector de la Parroquia de Castillo Pedroso.

    16° Manuel González de Villegas, de Castillo Pedroso.

    17° Juan Díaz de la Serna, de Quintana del Castillo.

    18° Francisco Martínez. de Borleña.

    19° Sebastián de Villegas, natural de San Vicente de Toranzo,

    20° Andrés Gómez de Rueda, Regidor de Hijosdalgos de Quintana del Castillo.

    21º Don Pedro Calderón Santibañez, de San Vicente de Toranzo.

    22° Pedro de Ceballos, de San Vicente de Toranzo.

    23º Juan González Vallejo, de Quintana del Castillo.

    24° Juan Rodríguez Gómez, de Quintana del Castillo.

    25° Juan García de Solares, de Quintana del Castillo.

    26° Diego Muñoz de Rueda, de Quintana del Castillo.

    27° Juan Díaz de la Castañera, de Villegar.

    28° Domingo Gómez de Rueda, de Villegar.

    29° Don Juan de Santibañez Ceballos, de Santibañez de Toranzo.

    30° Diego Gómez de la Portilla, de Villegar.

    3lº Tomás Sánchez de la Castañera, de Villegar.

    32° Toribio Gómez de Rueda, de Villegar.

    33° Don Sebastián Díaz de la Serna. Comisario del Santo Oficio y Beneficiado de Cotillo y Barriopalacio.

    34° Sebastián de Rueda y Bustillos, de Borleña,

    35° Juan de Rueda, de Villegar.

    36° Bernardo García de la Güerta, de Villegar.

    37°Juan de Rueda, de Villegar.

    38º Don José de Corvera Bustamante, Caballero de Alcántara, natural de Vejorís.

    39° Don Mateo de Raigadas Agüero, de Camargo.

    40° Álvaro de Bustillo, de Vargas.

Por ser reiterativos todos los testimonios, me limito a presentar el de Don Mateo de Raigadas Agüero, que dice así:

"En el lugar de Castillo Pedroso, en veintiún días del mes de Enero de dicho año, Don Lorenzo Ramos y Licdº Frey D, Gonzalo Hidalgo Gallego. Caballero y Religioso Profesos del Orden de Alcántara, profesos en dicha Orden y Religión, de nuestra comisión, habiendo tenido noticias que en el lugar de Camargo, la mayor del valle de Camargo, montañas de Burgos, había una persona que había estado en las Indias, pasamos a tomar su dicho a dicho lugar por lo que toca a moribus ed bita por los procedimientos de Don Santos de Terán, pretendiente al hábito de Caballero de nuestra Orden. Y para que conste lo pusimos por diligencia y lo firmamos. Lorenzo Ramos, Ldo, Frey D. Gonzalo Hidalgo Gallego.

Don Lorenzo Ramos y Licdº Frey D. Gonzalo Hidalgo. Caballero y Religioso profesos de dicha Orden, habiendo llegado a dicho lugar de Camargo en ejecución de nuestra comisión, pasamos a las casas de Don Mateo de Raigadas Agüero en 21 del mes de Enero de este dicho año, del cual recibimos juramento en forma, y lo hizo de decir verdad y guardar secreto en lo que supiese y fuese preguntado. Y siéndolo en lo tocante a este auto de arriba, dijo, Que conoce a Don Santos de Terán, que pretende hábito de Alcántara para Caballero de dicha Orden, por trato y comunicación de nueve a diez años que estuvo con el susodicho en la ciudad de México de Nueva España y otras partes de dicho reino.

Y así mismo sabe que es natural de Castillo Pedroso del valle de Toranzo. Y preguntado del tenor de la sexta pregunta, dijo que no sabe ni ha oído decir que dicho Don Santos de Therán, que pretende, haya tenido en dicho reino ni fuera de él, oficio mecánico ni vil ni otro alguno de los expresados en dicha pregunta, que desdiga de lo lustroso de su sangre y de la de sus mayores, antes sí, en todos tiempos y lugares se ha portado con grande autoridad y estimación de su persona y de todas las personas principales, teniendo de él la primera estimación del lugar. Y sabe que en la ciudad de Guaxaca le dieron el oficio de Alcalde y vara de los hijosdalgo, el cual se excusó de ejercer por estar de paso para estos reinos de Castilla, lo cual puso por ejecución, donde al presente se halla.

Y así mismo sabe por haberlo oído decir por público y notorio en aquellos reinos, que dicho Don Santos de Therán había casado en la ciudad de México en dicho reino con una señora de lustrosa calidad, hermana entera de dos Caballeros del Orden de Santiago. Todo lo cual dijo era la verdad, público y notorio y que por tal le declara sin haber cosa en contrario. Y que es de edad de cuarenta y seis años y habiéndole leído su deposición y entendídola, en ella se ratificó y firmó. Y que no le tocan las generales de la ley que le fueron notorias conforme se contienen en la tercera pregunta del interrogatorio. Lorenzo

Ramos, Ldo. Frey D. Gonzalo Hidalgo Gallego, Mateo de Reygadas Agüero".

En la contestación de Don José de Corvera Bustamante, se hace constar, del mismo modo, que Don Santos Díaz de Therán vivió en distintos lugares de la Nueva España y que, antes de estas fechas, lo nombraron "Alcalde y Bara de los Hijosdalgos en Guajaca".

Terminados los interrogatorios pasamos a las pruebas documentales comenzando por las partidas sacramentales:

"En dicho lugar de Castillo de Pedroso, dicho dia, mes y año, en ejecución del auto antecedente, pasamos a la Iglesia que tiene única este dicho lugar, donde consta por la deposición de los testigos, están bautizados, casados y velados todos los susodichos, y requerimos al Licenciado Don Fernando Muñoz de Therán. Cura beneficiado de ración entera de la Parroquial única de San Pantaleón de dicho lugar, el cual nos exhibió los libros de bautizados y velados de ella para reconocerlos y compulsar de ellos las partidas de los susodichos y otras cualesquiera que conduzcan a esta comprobación. Y estando en dicha Iglesia, abrió un cajón que está en la Sacristía de dicha Iglesia, que tiene tres llaves, que así mismo sirve de archivo, hizo extensión de dichos libros y, entre otros, hallamos uno con cubierta de pergamino, ahumado y viejo en que tiene enrollado en dicho pergamino que dice: Libro de Bautizados de la Iglesia del lugar de Castillo Pedroso.

Confirmación del pretendiente: Y en la primera hoja empieza el año de 1.620 y acaba en Junio de 1.650, y en la última partida del referido libro, es una visita de Confirmación hecha en el lugar de Entrambasmestas de dicho valle de Toranzo por el Obispo de Troya. Don Fray Francisco de Villagutierre Chumacero de orden y facultad del Arzobispo de Burgos, Don Francisco Manso de Zúñiga, en cuyo acto parece confirmado el dicho Don Santos Díaz de Terán por hijo legítimo de Don Juan Díaz de Terán Y Doña Magdalena Díaz de Terán, sus padres, todo lo cual parece firmado del dicho Obispo y de su secretario. Y la última firma del Bachiller Juan Ruiz Calderón Villegas, Cura que a la sazón era Cura de dicho lugar, Y está foliado dicho libro hasta el folio 140 y después se siguen algunas hojas en blanco con intervención de folios. Y al folio 51 de dicho libro, hay una cláusula del tenor siguiente.

Fe de Bautismo del pretendiente.-En Castillo Pedroso a veinte y un días del mes de Noviembre de mil seiscientos y treinta y nueve años, yo el Lic, Bernabé García de Terán, Cura y Beneficiado en el dicho lugar. Bauticé a Santos, hijo legítimo de Juan Díaz de Terán y de Magdalena de Terán. Fue ron sus padrinos. Diego Díaz de la Serna y María Fernández. Advertíles el parentesco espiritual y la obligación de enseñar la Doctrina Cristiana. siendo testigos Juan Díaz de la Serna y Juan Díaz de Terán el Viejo y Pedro Díaz de la Serna, Y por verdad lo firmé, El Licenciado Bernabé García de Terán".

Continúan las probanzas con las partidas .sacramentales correspondientes a los Bautizos de los padres, abuelos paternos y maternos, diversas es de casados y testamentos, llegando a los bisabuelos, para, posteriormente, en unión del escribano Antonio Pacheco pasar al lugar de Vejorís a reconocer los instrumentos en los cuales figura Don Santos Díaz de Terán como hijodalgo notorio del mismo modo que sus padres, abuelos paternos y maternos y bisabuelos.

En la presente copia del padrón de l.689 correspondiente al lugar de Castillo Pedroso, en la página 3 vuelta, 2ª inscripción, aparece señalada con una cruz, posiblemente de este acto, la siguiente nota:

"Juan y Santos Díaz de Therán, hermanos ausentes en Indias y naturales de dicho lugar, hijos de algo notorios".

En el dicho lugar de Vejorís a veinte y cinco días del mes de Enero de dicho año, por haber declarado los testigos que el dicho pretendiente, sus padres y abuelos, así paternos como maternos y los demás. han gozado siempre de las inmunidades y exenciones de Caballeros Hijosdalgo Notorios de Sangre, por cuya causa pasamos a requerir al dicho Antonio Pacheco. Como escribano que es asi mismo del Cabildo y Ayuntamiento de dicho valle, nos exhibiese y manifestase el archivo de sus papeles para ver y reconocer si en dichos instrumentos se hallan las partidas de los goces referidos. Y para que conste lo firmamos. Lorenzo Ramos, Ldo, Frey D, Gonzalo Hidalgo Gallego, Anttº, Pacheco.

En dicho lugar de Vejorís. dicho día, mes y año, pasamos en casa del susodicho y nos abrió un archivo de madera de nogal con diez cajas y dos puertas que las cierra, todas con su cerrojo y llave. el cual le tiene en un cuarto alto que está en las casas adonde vive. Y en una de las cajas de dicho archivo, hallamos un cuaderno de padrones. y, entre ellos, un padrón hecho el año de 1.692 ante la Justicia Ordinaria de dicho valle, en testimonio de dicho escribano. El cual parece que es del lugar de Castillo y le hicieron Fernando Ruiz de Villegas y Nicolás Muñoz de Terán, como empadronadores nombrados jurados. El cual está en tres hojas de papel de sello cuarto y comienza la primera: En el lugar de San Vicente del valle de Toranzo. Y acaba con una firma, entre otras, que dice: Ante mi Antonio Pacheco. Y a la vuelta de la primera hoja. entre diferentes partidas que tiene. hay una que dice, Pretendiente Hijodalgo Not. Don Santos Díaz de Terán ausente en Indias Hijodalgo Notorio.

Y así mismo, hallamos en dicho cuaderno otro padrón, hecho en testimonio de Juan González Corvera, como escribano de dicho Cabildo, que parece se hizo ante Don Juan de Cos y Gaión, Gobernador y Juez Ordinario de dicho valle. y dicho es del lugar de Castillo. Y lo hicieron como empadronadores el Bachiller Don Sebastián García de Terán y Fernando Ruiz de Villegas, nombrados en el consejo de dicho lugar de Castillo y jurados por dicho Juez. El cual está en tres hojas, y la primera comienza: En el lugar de San Vicente, y la última, entre diferentes firmas, acaba con una que dice: Ante mí, Juan González Corvera, y se hizo en 9 de Julio de 1.680 años. Y en la primera hoja, entre diferentes partidas, hay una que dice, Pad, del Pret, Hijodalgo Juan Díaz de Terán Hijodalgo Notorio. Y en la llana de la última hoja a la segunda partida dice, Pretendiente y hermº Hijodalgo Juan y Santos Díaz de Therán ausentes en Indias Hijosdalgo Notorios.

Y en dicho cuaderno, hallamos otro padrón que parece es de dicho lugar de Castillo. y lo hicieron Juan Muñoz y Juan Díaz de la Serna, como empadronadores nombrados por el consejo de dicho lugar donde eran vecinos. Y juraron ante Don Martín de Miranda Ceballos, como Juez Ordinario que era, y en testimonio de Juan Gonzalez Corvera, como escribano de Ayuntamiento. su fecha en 15 de Agosto de 1.679 años. Y está en un pliego de papel del  sello cuarto de dicho año. Y comienza: En el lugar de Santiurde del valle de Toranzo, Y acaba con una firma, entre otras, que dice: Ante mi Juan Gonzalez Corvera. Y a la vuelta de la primera hoja entre otras partidas hay una que dice, Pad, del Pret, Hijodalgo Juan Díaz de Terán Hijodalgo Notorio. Y en la vuelta de la última hoja hay otra partida que dice, Pad, Pret, y Hermº Juan y Santos de Terán, hijos de Juan Díaz de Terán, ausentes en Indias Hijosdalgo Notorios".

A lo largo de la probanza, se indican las notorias hidalguías, según distintos padrones de distintos años y distintos escribanos de los familiares de Don Santos Díaz de Therán.

Así mismo se mencionan los distintos cargos que ocuparon dichos familiares, tales como Regidores, Mayordomos de Nuestra Señora del Rosario.

De todas las distintas anotaciones hicieron compulsa y pidieron los libros al escribano para llevarlos al consejo de las Órdenes, de los cuales entregaron el correspondiente recibo justificativo.

"En el lugar de Santiurde del valle de Toranzo, que dista del de Castillo una legua, a treinta dias del mes de Enero del año de mil seiscientos y noventa y ocho, pasamos, y en nuestra asistencia Antonio Pacheco escribano de Su Majestad y del Ayuntamiento y su valle, para que con la noticia que nos ha dado de que el archivo general de los libros de elecciones de Regidores Generales y demás oficios honoríficos que provee y elige dicho valle en los hijosdalgo de él paran en el referido archivo, para que nos lo manifestare y saber si en alguno de dichos libros consta que el pretendiente, sus padres o abuelos, hayan ejercido los dichos oficios de Regidores Particulares de su lugar, Como lo deponen los testigos. Y habiendo llegado a una casa que está en el sitio donde, según nos dijo dicho escribano, se estila hacer Ayuntamiento, y entrando en un cuarto bajo que está en el zaguán de dicha casa, hallamos una arca de nogal crecida con dos llaves de golpe. Y abriéndola dicho escribano registramos y buscamos diferentes libros de dicho Ayuntamiento y hallamos uno que, según parece, es del año 1.695 y se hizo en testimonio de dicho escribano, el cual comienza con un renglón que dice: Jesús, María, José, elecciones de 1.695 años. Y la última acaba con una firma que dice: Ante mí. Antonio Pacheco. Y en la hoja segunda. folio 2 primera llana, dice: Y asi mismo entraron en suerte para Regidor General, Pret, entró en la suerte de Reg, General, Pret, sale por Reg, General Don Santos Díaz de Terán, natural del lugar de Castillo. Y entrando dichas boletas en el cántaro del medio valle arriba salió la del nombre de Don Santos Díaz de Terán a quien tocó el oficio de Regidor General, y Don Sebastián García de Terán por su teniente. Y la fecha de dicha junta de elecciones es primero de Enero del año referido.

Y así mismo en dicho libro al folio 4, parece en una Junta General que la primera llana tiene un renglón que dice: Junta de 24 de Enero de 1,695, Y más abajo en dicho llana dice en especial y señaladamente: Su merced el Señor Don Francisco Gutierrez del Mazo y Bustillo, Gobernador de dicho valle y demás de su gobierno, el Licenciado Don Sebastián García de Terán, abogado de los Reales Consejos, teniente de Regidor General, Pret, Regidor General Propietario Don Santos Díaz de Terán, residente en los Reinos de las Indias, Regidor General Propietario.

La cual dicha Junta está firmada de Justicia y Regimiento General y otros particulares. Y acaba con una firma que dice: Ante mi Antonio Pacheco.

Y en dicho libro a folio 31, que es la penúltima hoja de él, hay otra Junta que dice en renglón encima del sello: Junta de 9 de Octubre de 1.695 años. Y en dicha llana dice en la cabeza de ella especialmente: Don Francisco Gutiérrez, Gobernador y Juez Ordinario de dicho valle y el Licenciado Don Sebastián García de Terán, Teniente de Regidor General, Pret, Regidor General, Don Santos Díaz de Terán, ausente en los Reinos de las Indias. Regidor General de dicho valle y vecino del lugar de Castillo Pedroso y otros Caballeros todos Hijosdalgo Notorios. por mayor acierto".

 

                                            

Auto de reconocer las armas:

"En treinta dias del mes de Enero del año de seiscientos y noventa y ocho años. Don Lorenzo Ramos y Don Fray Gonzalo Hidalgo Gallego, Caballero y Religioso del Orden de Alcántara, atento de que los testigos examinados en esta información se remiten en cuanto a las del pretendiente, padre, y abuelos, a los escudos de sus casas. Con asistencia de muchos vecinos y en particular don Fernando Fernandez de Villegas, Comisario del Santo Oficio, y de Antonio Pacheco, escribano de Su Magestad y vecino de dicho valle. Y en su presencia vimos y reconocimos que en una casa que está en dicho lugar de Castillo Pedroso, la cual es de Pedro Díaz de la Serna, primo hermano de Don Santos Díaz de Terán, pretendiente, y encima de la puerta principal. vimos un escudo de armas de cantería cuyas divisas son las siguientes: Lo primero en dicho escudo.- Hay tres blancos, y en el último de arriba a mano derecha, un castillo Y dos calderas- Y una Cruz.- Y una familiatura- Cuyas divisas ser el apellido de Serna. Y en blanco de más abajo, hacia la parte donde están unas letras que dicen Díaz. Y está a mano derecha otro castillo con una bandera pendiente de las almenas de dicho castillo. una caldera y tres banda que dijeron ser el dicho apellido de Díaz-. Y de allí pasamos a casa de Don Sebastián García de Terán en dicho lugar, primo segundo del pretendiente, en quien ha recaído la casa de los Teranes. Y en un escudo de cantería que tiene en las portadas de su casa sobre al puerta principal, vimos en él un cuartel con dos castillos hacia la parte de arriba y en medio de los castillos una espada que está atravesada por la boca una cabeza que parece sierpe. Y hacia la parte de abajo tres bandas con dos estrellas, y todo el cuartel rodeado de cadenas. El cual nos dijo dicho Don Sebatián que era del apellido de Therán. Y pasamos al solar y casa que está caida y reconocimos en la torre las referidas armas. Y habiendo ejecutado dicha diligencia y para que conste lo firmamos. Lorenzo Ramos- Ldo, Frey D. Gonzalo Hidalgo Galleg, Anttº Pacheco".

Reconocidas las armas y terminadas las pruebas, se procede a la información, resumiendo los datos recopilados y haciéndolo de la siguiente forma:

"Señor, En las pruebas de Caballero del Orden de Alcántara que pretende Don Santos Díaz de Therán, natural de el lugar de Castillo Pedroso, Montañas de Santander, Arzobispado de Burgos, hemos examinado cuarenta testigos y los treinta y siete naturales de dicho lugar y por su cortedad de los más inmediatos y circunvecinos, y los 3, en peronas que han estado en Indias y todos uniformemente deponen del conocimiento del dicho Don Santos Díaz de Therán, que pretende. Y Don Juan Díaz de Therán y Doña María Díaz de Therán, sus padres, y Don Juan Díaz de Therán y Doña María Díaz de Therán, sus abuelos paternos. Y los más de don Pedro Díaz de la Serna y Doña María Díaz de Therán, abuelos maternos, que son y fueron vecinos y naturales del dicho lugar de Castillo Pedroso, hijo lejítimo y de legítimo matrimonio, sin bastardía ni ilegitimidad alguna y Cristiano viejo, limpio de toda mala raza de Judía hereje.- Y muy Noble Hijodalgo de sangre según fuero y costumbre de España, dando por razón ser todo muy público y notorio en dicho lugar y en los circunvecinos. Y además se prueba su naturaleza y legitimidades de dicho pretendiente, padres y abuelos paternos y maternos con sus bautismos. Y van desde el folio 68 hasta el 69. Y originales a los números 1, 2, 3. Y asi mismo se prueba la legitimidad de dicho pretendiente y dichos sus padres con las partidas de casamientos y velaciones de los susodichos y con los testamentos de Juan Díaz de Therán, abuelo paterno, y Juan Díaz de Therán, padre del pretendiente. Y asi mismo con los testamentos de Pedro Díaz de la Serna y María Díaz de Therán, abuelos maternos, los cuales van en nuestros autos desde el folio 70-71-72 y 73.- Y originales desde el número 4 hasta el número 8. Y asi mismo se prueba la legitimidad de los padres del pretendiente en el Codicilo que otorgó Pedro Díaz de la Serna, abuelo materno que va al dicho folio 73 de nuestros autos y original al número 2.- Y la Nobleza del pretendiente y su padre. Don Juan Díaz de Therán, se prueba con hallarse los susodichos como hijosdalgo notorios en diferentes padrones muchas veces, y Don Juan Díaz de Therán, hermano entero de dicho pretendiente, como consta de nuestro reconocimiento desde el folio 75 y 76 y 81 y 82, Y original en el legajo número 10.

La nobleza de los abuelos paternos y maternos, se prueba con hallarse los susodichos en diferentes padrones como hijosdalgo notorios en diferentes años. Y asi mismo se halla Sebastián García Román, pudre de la abuela paterna, Doña María Díaz de Therán, como tal hijodalgo notorio. Y consta del folio 76-77 de nuestros autos y originales en el número 11. Y asi mismo se prueba la nobleza del padre y abuelo materno del dicho pretendiente, de haber sido Mayordomo del Santísimo Sacramento y Nuestra Señora del Rosario, oficios que solo sirven y han servido solo los Hijosdalgo notorios conforme la común deposición de todos los testigos examinados, como consta a1 folio de nuestros autos 79 y 80 y original al número 12 y 13.- Y que Doña María Díaz de Therán, abuela paterna del pretendiente, fue hija legítima de Sebastián García Román, consta además de su Bautismo citado, por el testamento de dicho su padre y por la carta de dote de los abuelos paternos, como consta todo de nuestro reconocimiento al folio 73 y 74 y original al número 14. Y que Doña María Díaz de Therán, abuela materna del pretendiente, fue hija legítima de Diego Sanz de la Serna y Mencía Díaz de Therán.- Consta, ademas de su Bautismo citado, del testamento de dichos sus padres, que reconocimos y va en nuestros autos al folio 78 y 79 y originales al número 15. Todos los testigos dicen que el pretendiente ni sus padres, no han tenido oficio vil ni mecánico ni otro de la pregunta y que se han portado con lustre y estimación y que tienen escudos de armas por los apellidos que pertenecen a sus cuatro abuelos, los cuales les reconocimos van en nuestros autos al folio 82 y 83.

Esto es Señor lo que hemos podido averiguar en la información de la limpieza y nobleza del pretendiente, sus padres y abuelos, como más bien consta de nuestros autos. Vuestra Majestad, con vista de ellos, mandará lo que mas fuese del servicio de Dios y bien de la Orden. Castillo Pedroso y Febrero 4 de1.698 años. Lorenzo Ramos, Ldo, Frey D, Gonzalo Hidalgo Gallego".

Obtenida la investidura como Caballero de Alcántara, se desplaza a Cádiz, donde solicita el paso a la Nueva España presentando la documentación que se acompaña.

Curiosamente dice tener cincuenta años, ser soltero y libre de matrimonio, cuando a lo largo de todo su expediente, en los interrogatorios seguidos a los distintos testigos que le conocieron, asi en Indias como en Toranzo, se reconoce haber contraído matrimonio en México con una señora muy importante "hermana entera de dos caballeros de Santiago". Del mismo modo, como consta en su fe de Bautismo, había nacido en el año l.639 con lo cual, en 1699, debía tener, cuando menos, 59 años. Pero lo cierto es que embarcó.

En todos los documentos de reconocimiento de embarque, asi como en sus testamentos, aparecen repetidos dos nombres: Don Luis y Don Pedro Sánchez de Tagle, tío y sobrino, suegro y yerno, primer y segundo Marqués de Altamira respectivamente, con quienes tendrá negocios comunes en lo sucesivo.

"Don Santos Díaz de Terán, Cavallero del Horden de Alcantara, vecino de esta Ziudad, digo que, como consta de la certiticación que presento en devida forma, tengo cargadas y registradas diferentes mercaderías de mas valor de doscientosmil maravedíes de plata, en algunos navios de la presente flota que está para hazer viaje a la provincia de la Nuevaespaña a cargo del General Don Manuel de Velasco y Tejada, a donde me es preciso pasar a benefiziar y poner cobro a dichas mercaderías, para lo cual ofrezco información de ser natural del lugar de Castillo Pedroso en el valle de Toranzo, Arzobispado de Burgos: Hijo lejitimo de Juan Diaz de Teran y de Dª Magdalena Díaz de la Serna, su lejitima muger, naturales asi mismo de dicho lugar. De hedad que soy de zinquenta años, blanco de cara, pequeño de cuerpo, grueso, entrecano, soltero, cristiano viejo y no de los prohibidos a pasar a las Indias.

A Vsª pido y suplico, mande recivir la dicha ynformazion, y echo, se me de el despacho nezesario para mi embarcazion en cualquiera de los nabios de la dicha flota, que es justizia que pido. Firmado: Santtos Diaz de Theran".

De este modo, en el mes de Junio del año de 1699, solicitaba permiso para pasar a Indias uno de los muchos montañeses que "Hicieron las Américas". Presentó por testigos para acreditar sus declaraciones a Don Domingo de Bustamante, Don Juan Pérez de Cossio y a Don Sebastián Alfonso de la Vega, vecinos y residentes, en aquellos momentos, de la ciudad de Cádiz.

Del mismo modo, presenta los Registros de carga, uno de los cuales dice así:

"Registro que tiene cargado Don Santos Díaz de Teran, por cuenta y riesgo de dicho señor Don Santtos, en el navío, que nuestro Señor salve, nombrado Nuestra Sra. de los Dolores. Capitan y Maestre, Don Antonio Gómez de Urizar, de la Flota del cargo del General Don Manuel de Velasco, las piezas de mercaderías que abaxo se expressan, para entregar en el puerto de la Nueva Veracruz al dicho Don Santtos Diaz de Teran, cavallero del horden de Alcántara, Ausente a Don Lucas de Llano Salazar, vecino de la veracruz, Ausente, al Maestre de Campo Don Luis Saenz de Tagle y, por la de todos, al Sargento Mayor Don Pedro Sanchez de Tagle, cavallero del horden de Calatrava y vecino de México.

Marcas, Primeramente un frangote n° 2, de la marca del marjen, con ciento y noventa y cinco palmos cuio valor ymporto quarenta y cinco mill seiscientos y diez y seis mrvs. Valores ms, # 45616.

                                                                                   

Y dexa pagados, en conformidad del convenio, los derechos de Almoxarifazgo y demás, que con los de haveria, y Consulado, causa aqui la saca para las Indias. Cadiz y Julio quatro de mil seiscientos y noventa y nueve años".

 

"Riesgo, Santos Díaz de Therán contra Francisco Blanco y otros. Sea notorio como Nos Don Francisco Blanco, capitán y maestre del Navío nombrado El Santo Cristo del Buen Viage y Nuestra Señora de Altagracia, del registro de la presente flota que se está despachando a cargo del Sr, General Don Manuel de Velasco, como principal deudor y obligado, Don Bernardo y Don Felipe Antonio de Barrios Leal, caballeros del Orden de Calatrava, Regidores perpetuos de esta ciudad de Cádiz como sus fiadores y principales pagadores que salimos y nos constituimos por el referido, haciendo como hacemos de deuda y negocio ajeno, nuestro propio. Y aunque contra el dicho principal ni sus bienes preceda ni se haga ejecución, discusión, ni otra alguna diligencia de fuero ni de derecho, cuyo beneficio, remedio y el depósito de las expensas, expresamente renunciamos, todos tres vecinos de esta ciudad de Cádiz, Juntos de mancomún a voz de uno y cada uno de Nos, por si y por el todo, in solidum, renunciando como expresamente renunciamos las leyes de duobus, Rex devendi auttca, presente de fides.... y demás de la mancomunidad,  como en ellas se contiene. Bajo de las cuales otorgamos; que debemos a Don Santos Díaz de Therán, Caballero del Orden de Alcántara. residente en ella, que está para hacer viaje en la referida flota, ocho mil setecientos y quince pesos; escudos de a diez reales de plata cada uno por otros tantos, que por hacerme buena obra a mi el principal, me ha dado y prestado de consentimiento de nos los fiadores, y los confieso haber recibido en dinero de contado antes de este otorgamiento, inclusos en ellos los premios e intereses de los riesgos que aqui se referirán, que declaramos son los más moderados que corren en este comercio, de cuya prueba le relevamos. Y de dicha cantidad principal y premios bajo de la dicha mancomunidad nos damos por contentos y entregados a nuestra voluntad, sobre que renunciamos la excepción de la non numerata pecunia, leyes del entrego, su prueba engaño, término de los dos años y demas de este caso. como en ellas se contiene, de que le otorgamos recibo en forma.

Y estos ocho mil setecientos y quince pesos escudos de plata han de correr riesgo en este viaje de cuenta del dicho Don Santos Díaz de Therán y de su consentimiento de ida hasta el puerto de la ciudad de la Vera Cruz, en el referido Navío nombrado El Santo Cristo del Buen Viaje y Nuestra Señora de Altagracia, sobre su casco y buque, flete, útiles y aprovechamientos y sobre lo mejor y más bien parado de todo ello. Los cuales riesgos son y han de entenderse de mar, viento, tierra, fuego, amigos, enemigos y otros desgraciados sucesos marítimos, excepto varatería o mudanza de viaje que a dicho navío durante el que está para hacer sobrevenirle puedan, Con que se pierdan (Dios no lo permita), con cuya pérdida, siendo total, hemos de quedar libres de paga de la cantidad de esta escritura, quedando entonces de ningún valor, como si no se hubiera otorgado. Pero si la pérdida fuere en paraje que se salve cualquiera parte del referido navio, sus pertrechos, fletes y aprovechamientos, ha de entrar heredando en lo salvado el dicho Don Santos Díaz de Therán por la suma de esta escritura, y nosotros por el más valor, quedando ambas partes partícipes y compañeros, para que, bajados los costos y gastos que en su beneficio se causaren, lo liquide, parta y ratee según cuenta de Compañía, levando cada uno para sí lo que le tocare conforme a su interés, estándose en orden a esto y a los gastos que en su beneficio se causaren por la relación jurada que diere la persona que en ello hubiere entendido, sin otra prueba.

Y este riesgo ha su principio desde la hora y punto que el referido navío se hiciese a la vela en la habla de esta ciudad para hacer el viaje y todo el discurso de él, haciendo cuantas escalas y arribadas precisas o voluntarias, hasta que con efecto navegue y entre en el puerto de la ciudad de la Veracruz y en él eche su primer ancla y sobre ella se pasen veinte y cuatro horas naturales, cumplidas las cuales, quedan en el todo fenecidos los riesgos de cuenta del dicho Don Santos Díaz de Therán, siendo de cuenta, los que en adelante sucedieren y desde ahora para entonces bajo de la dicha mancomunidad nos constituimos en líquidos y llanos deudores de los dichos ocho mil setecientos y quince pesos escudos de a diez reales de plata cada uno, para pagarlos al referido Don Santos, y sin su poder ni otro algún instrumento más que esta escritura para su cobranza, dar cartas de pago y parecer en juicio al Maestre de Campo Don Luis Saenz de Tagle, y por su ausencia u otro legítimo inpedimento, al Sargento Mayor Don Pedro Saenz de Tagle, caballero del orden de Alcántara, vecino de la ciudad de México. Y por la de ambos, a quien el poder de cualquiera de los susodichos en su lugar hubiere en la dicha ciudad de la Nueva Vera Cruz, y a su fuero dentro de quince dias primeros siguientes al de haberse cumplido los dichos riesgos, en plata dobles efectiva reales de a ocho y de a cuatro mexicanos y del mismo valor, peso y ley que hoy tienen y los he recibido yo el principal, y no en otro moneda ni forma de paga a que consentimos se nos ejecute y a cada uno in solidum, por las costas de la cobranza en virtud de las presentes y el juramento o simple declaración de los susodichos o su parte en que dejamos diferida la prueba y averiguación de lo expresado, sin que se necesite de alguna otra justificación ni diligencia aunque por derecho se requiera, de que les relevamos. Y a la firmeza, paga y cumplimento obligamos, yo, el dicho principal, mi persona, y todos tres, nuestros bienes y rentas, habidos y por haber. Damos poder a las Justicias de S.M de cualesquier partes que sean donde esta escritura se presentare y pidiere su cumplimiento, a cuyo fuero y jurisdicción nos obligamos y sometemos, renunciamos el derecho propio y otro de que debamos gozar, ley sit convenerit de Jurisdictione, Omnium Judicum y últimas Pragmáticas de las sumisiones, para que a la observancia nos ejecuten y apremien como por sentencia pasada en cosa juzgada. Renunciamos todas las demás leyes, fueros y derechos de nuestro favor y defensa con la General en forma, y damos consentimiento de copiar la una cumplidas las demás no valgan. Y asi lo otorgamos ante el escribano público en la ciudad de Cádiz a dos dias del mes de Junio de mil seiscientos y noventa y nueve años. Y los otorgantes a quienes yo el escribano doy fe conozco, lo firmaron en este registro siendo testigos Diego de San.., Concha, Manuel de Ortega y Nicolás de Alburquerque, vecinos de Cádiz, Francisco Blanco, 8 U 715, pex, pt8. Dn, Bernardo Antonio de Barrios Leal, Dn, Felipe Antonio de Barrios Leal, Ante mi, Diego Bermudez Pandos",

En Cádiz, antes de embarcar, y ante el escribano de dicha ciudad Don Francisco del Solar, otorga testamento en el cual funda cuatro Capellanías en Castillo Pedroso, una escuela de Gramática y diversas obras pías, así como un Vínculo Perpetuo con nombre y título de Mayorazgo, Y deja por albaceas testamentarios, en Andalucía a Don Juan de Bizarrón y Aranivar, Cargador a Indias y vecino del Puerto de Santa María y a Don Manuel de Arce, vecino de Sevilla, por falta del primero Y en el Arzobispado de Burgos a Don Sancho, Don Felipe y Don Fernando Ruiz de Villegas Collantes, sus sobrinos, y, por muerte de ellos a Don Bernabé Garcia de Terán, al Lic, Don Fernando Muñoz de Terán, Cura de Castillo Pedroso, y Don Sebastián García de Terán, Abogado en los Reales Consejos, mis primos. Y para el Reino de la Nueva España al Maestre de Campo Don Luís Sáenz de Tagle, Caballero de Alcántara y, por su falta o legítimo impedimento al Sargento Mayor Don Pedro Sánchez de Tagle, Caballero de Calatrava, y por la de ambos al Alférez Don Francisco Díaz de Tagle, vecino de la ciudad de México.

Según consta en la obra Efemérides Oaxaqueñas, de Ángel Taracena, Don Santos Díaz de Terán fue Gobernador o corregidor de 1703 a 1705. Aunque el nombramiento no conste en el AGI, parece ser que el periodo entre l.700 y 1705 lo ocuparon Don Pedro Sánchez de Tagle, hasta 1703, fecha en que marcha a México para ser nombrado Tallador Mayor de la Real Fábrica de la Moneda de aquella ciudad, y Don Santos.

Con posterioridad otorga un nuevo testamento en Antequera, valle de Oaxaca, siendo vecino de dicha ciudad y ante el escribano Don Diego Díaz Romero, en 2 de abril de 1711.

Los términos de dicho testamento son idénticos al otorgado en Cádiz, con la salvedad de hacer mención de sus casas situadas entre la calle Real que sale de la esquina del Colegio de la Compañía y la calle Real que sale de la esquina del convento de San Juan de Dios, Estas casas daban a ambas calles y de ellas dejaba en testamento una pequeña casa que daba a la calle que salía de San Juan de Dios para una señora llamada María Blanco, casada con Francisco Guazo, e hija de Gertrudis Blanco, española, que resulta ser hija suya aunque en el testamento no la reconozca por tal. Esta señora será enterrada en el Convento de Santo Domingo de Guzmán de Antequera de Oaxaca con el nombre de María Díaz de Terán.

Por lo demás nombra heredero universal a Sancho Ruiz de Villegas Therán, que había ido a vivir con su tío. Este punto debía ser desconocido del resto de la familia de Castillo Pedroso como parece desprenderse del poder otorgado ante el escribano de Anievas Don Juan Francisco del Castillo Zevallos, que también acompaño, autorizando al referido Don Sancho para hacer efectiva la herencia de Don Santos y traer a España las cantidades que a cada uno le correspondiera. ¿Se cumplirá el testamento otorgado en Antequera?,

No tengo motivos para afirmarlo ni negarlo, pero creo que siendo Don Sancho heredero universal y revocado el anterior testamento por escritura otorgada ante el escribano de Antequera, valle de Oaxaca, Don ]osé de Araujo el día cinco de Septiembre de l.713, siendo testigos Don Gerónimo de Alemán, Don Tomás de la Huerta y Noriega, Don Fernando Jiménez de Cisneros, Domingo Charco de Ziordiaz y Gabriel Vélez de Escalante, y, a la vista de los hechos posteriores, no creo equivocado pensar que la herencia quedó en poder de nuestro Don Sancho, yerno con posterioridad del Marqués de Villalcazar.

Incluyo a continuación algunos documentos, entre ellos la que pienso fue última acción de gobierno de Don Santos, junto con la inscripción de su defunción y enterramiento así como la de su hija y la madre de ella, Gertrudis Blanco.

Con ello, y después de regresar Don Sancho en el año l.718- 19, solo quedó en Antequera el esposo de María, Don Francisco Guazo, que dejó a la Enfermería de Santo Domingo la casa que había heredado de su esposa para pagar las deudas que tenía contraídas con dicha enfermería.

Hoy las huertas y caballerizas albergan automóviles, caballos al fin aunque sean de vapor, una de las habitaciones de la casa principal es una tienda de confección y el resto es la vivienda de los actuales propietarios.

La casa de María se ha convertido en un almacén viejo de pinturas. Pero con todo el ruido actual debido a la gran densidad de tráfico, quedan muchas cosas que recuerdan a Don Santos y sus vecinos y amigos. Las casas de Doña Mariana la Caraqueña, frente a la casa de María, continúan en su sitio, abandonadas y con muchos más años. Y, por encima de todo, Oaxaca, la Bella Antequera, la Verde Antequera, continúa siendo tan bella como lo fue entonces.

OTROS DOCUMENTOS

"En la ciudad de Antequera, valle de Oaxaca, a ocho días del mes de Febrero de mil setecientos y trece años, ante el Sr. Don Santos Díaz de Terán, Caballero del Orden de Alcántara, Alcalde Ordinario y de la Santa Hermandad de esta ciudad por su Majestad, se leyó esta petición que presentó el contenido en ella.

Nicolás de Aragón, vecino de esta ciudad, como mejor proceda de Derecho y al mío convenga, parezco ante Vª Merced y digo que Nicolas de Mesina, como principal deudor, y su hermano Domingo de Mesina como su fiador, por ante Francisco de Quero, difunto escribano Publico y Real que fue de esta ciudad, otorgaron a mi favor el año pasado de mil setecientos y tres, escritura de mil y cinco pesos, para cuyo cobro ha tiempo la presente ante el Alferez Real de esta ciudad Don Roque de Pividal, siendo Alcalde Mayor de las cuatro Villas del Marquesado. Y aunque a mi pedimento se han hecho exactas diligencias en el archivo de dicho Marquesado en busca de los autos que se hicieron para quitar de ellos dicha escritura y presentarla en los de ejecución y concurso de acreedores que se esta siguiendo contra el dicho Domingo de Mesina, no se han podido hallar, por cuya causa se ha de servir vuesa merced de mandar que con citación de los acreedores del dicho concurso, que son el Ldo. Don Juan de Guzmán, Clérigo Presbítero, Don Juan de Valderas, y Don Damián de Abella o de su Provisor, Antonio de Gamboa, el presente escribano, en cuyo poder para el archivo deel susodicho Quero, saque testimonio de dicha escritura y autorizada en toda forma, me la entregue para presentarla en dicho concurso, y pedir lo que me convenga, Por tanto, A Vª Md, pido y suplico sea servido de proveer y mandar, como pido con Justicia, juro a Dios y a la Santa Cruz esta mi relación ser cierta y no de malicia, y en lo necesario &, Nicolas de Aragon.

Autto.- Y vista por su merced, la hubo por presentada y dixo que mandava y mandó, que, con citación de los acreedores que se expresan, y con la de la parte de los deudores, se le dé al suplicante el testimonio que pide por mi el presente escribano, dé la escritura que refiere, autorizado en pública forma y manera que haga fee, insertándose por causa de dicho testimonio este escrito, auto de su proveimiento y citaciones referidas, y con calidad de que siempre de que aparezca el primero testimonio que se dio de dicha escritura, el suplicante lo vuelva y entregue a mi dicho escribano para que lo recoja. Y así lo proveyó, mandó y firmó. Santos diaz de theRan. Ante mi, Joseph Manl Albarez de Aragon, esnº. Pucº.

"Sr, Don Sancho Díaz de Theran: Don Miguel Daza Carrillo y Da Mariana de Pineda, su mujer, vecinos de esta ciudad, hoy dia de la fecha otorgaron escritura de unmill y quinientos pesos a favor de Don Santos Díaz de Terán, tío de Vm. y se obligan a pagárselos a Vm, en todo el mes de Junio del próximo año venidero de mil setecientos y catorce, en esta ciudad, en Grana Fina Cochinilla de la de este Obispado, de buena calidad. De dar y recibir un real y medio menos en cada libra del precio corriente que tuviere en esta ciudad el citado mes, recompensando el lucro, que lo será en la retención, con obligación de persona y bienes, costas y salarios, poderío y sumisión como de ella parezca, que me remito, y de que daré testimonio a Vm, cada que fuere servido, cuya vida guarde Ds, ms, as, Antequera y Septiembre primero de mil setecientos y trece años. Sr, mío B, L, m, de Vmr, sum,s, sers, Joseph de Arauxo",

-Sr Secretario Joseph de Arauxo, puede Vm. cancelar la escritura de la vuelta que a mi favor otorgó Don Miguel de Haza Carrillo de mil y quinientos pesos, los cuales me tiene entregados. Y asi mismo, y en la conformidad se ha de escribir, hacer otra escritura de dosmil pesos que me tiene recibidos dicho Don Miguel de la Haza. La satisfacción el mes de Junio de 1.715 años.

De esta su casa y Agosto 26 de l.714 años, B, Lm, de Vm, su serv, Yam, Sancho Ruiz de Villegas Theran".

 INSCRIPCIONES DE DEFUNCIÓN Y ENTERRAMIENTO

    Gertrudis Blanco. Sagrario 4r.

-En la ciudad de Antequera, valle de Oaxaca, en veinte y seis dias del mes de Marzo de mil setecientos y diez años, murió en obediencia de Nuestra Santa Madre Iglesia, Gertrudis Blanco, soltera. Recibio los Santos Sacramentos de Penitencia, Eucaristia y Extremaunción, fue sepultada en esta Santa Iglesia Catedral. Y para que conste, lo firmé. Pbrº Manuel Hidalgo".

 

    Don Santos Díaz de Terán Sagrario 1 Pº

-En la ciudad de Antequera, valle de Oaxaca, en siete dias de Septiembre de mil setecientos y trece años, murió en observancia de Nuestra Santa Madre Iglesia, Don Santos Díaz de terán, cavallero del Avito de Alcántara, natural del Castillo Pedroso. Montañas de Santander. Arzobispado de Burgos. Recibió los Santos Sacramentos de Penitencia, Eucaristía y Extremaunción.

Otorgó poder para testar ante Joseph de Araujo, escribano público. Deja por sus albaceas a Don Sancho Ruiz de Billegas, su sobrino, en primer lugar, y en segundo lugar al alferez Juan Gutierrcz, vecino de esta ciudad, y en tercer lugar a Don Pedro Sanchez de Tagle, vecino de la ciudad de México, y por heredero al dicho su sobrino, Don Sancho Ruiz de Billegas, a quien tiene comunicado la disposición de su testamento. Fue sepultado en la Iglesia y Convento del Carmen. Y lo firma, Manuel Pacheco".

 

    Dª María Díaz de Terán. Sagº 1 Pº

-En la ciudad de Antequera, valle de Oaxaca. en veinte y seis dias deel mes de Abril de mil setecientos y treinta y seis años, falleció en obediencia de Nuestra Santa Madre Iglesia, Doña María Díaz de Terán, española casada con Don Francisco Guazo, Recibió los Santos Sacramentos de Penitencia, Eucaristía y Sagrada Unción que le administró el Sr. Cura Presbítero Don Sebastián de Medina, y fue sepultada en la Iglesia del Señor Santo Domingo. Y lo firmé, yo el Theniente. Pbrº Joseph+Calisto Graçida".


Anievas       Castillo Pedroso