Documentos de Juan Díaz de Theran


Recivieron las bendiciones de la Yglesia en ttrece dias del mes de henero del año de mill y seiscientos y occhentta y seis años. Y lo firmo.- Lizenciado Castillo

En diez y seis dias del mes de agosto del año de mill y seiscientos y ochentta y quatro años, yo el Lizenciado D. Bartolome Diaz del Casttillo, Beneficiado en la Parroquial de Señor Santo Andres de este lugar de Cottillo, aviendo preçedido las moniciones y no resulttando ynpedimento alguno, desposé in facie ecclesie a Juan Sánchez del Revollo y a Dª Manuela de los Rios, biuda de Juan Diaz de Ruidiaz, vezinos y natturales de este dicho lugar. De que doi ffee y lo firmo en dicho dia, mes y año.- El lizenciado D. Bartolomé Diaz del Casttillo.

 

Anttonia

En beintte y seis dias del mes de março del año de mill y seiscientos y ochentta y siette años, yo, el Lizenciado D. bartolomé Diaz del Casttillo, Benefiçiado en la Parroquial del señor Santto Andrés de este lugar de Cottillo y Comissario del Santo Oficio de la Ynquisición de Navarra, baptiçé y puse los santos oleos y crisma a Anttonia, hija lexitima y de lejitimo matrimonio, de Juan Sánchez del Revollo y de Dª Manuela de los Rios, su mujer, sus padres. Fueron sus padrinos: Juan Antonio Alvaro de los Rios y Dª María de los Rios y Quevedo, beçinos ttodos de estte dicho lugar, a los quales avisé del parentesco spirittual y demás obligaçiones que por dicho bapttismo conttrayeron. Siendo ttesttigos Francisco Gonzalez del Rivero y Diego de Castañeda, el moço, ttanbién beçinos y natturales del dicho lugar. De ttodo lo qual doi ffee y lo firmo en dicho dia, mes y año. (Está roto el libro y falta la firma).

 

Dª Antonia

En nuebe de abril de mil setecientos y treynta y tres años fue Nuestro (Señor) servido de llevar de esta presente vida a Dª Antonia de los Rios, muger lejitima de Juan Diaz de Theran. No hiço testamento, Rezivió los Santos Sacramentos y dejó por sus hijos lejitimos y herederos y del dicho su marido a Juan Antonio y a Francisco Diaz de Theran y a Dª María y a Dª Antonia de los Rios. Vase cumpliendo según costumbre. Requiescat in pace. Amen. De todo los qual doy fee y lo firmo.- El Comisario Sebastián Diaz de la Serna.

 

Juan Díaz de Therán

En veinte y zinco de diciembre de diciembre de (mil) septtecientos y zinquenta y dos fue Nuestro Señor servido de llevarse para si, de esta a mejor vida, a Juan Diaz de Therán. Rezivió los Santos Sacramenttos. Dejó por sus hijos y herederos a Juan Antonio, Francisco, María y Anttonia Diaz de Terán. No hizo ttesttamentto ni deja manda pia. De que doy fee y los firmo. El Comissario Quevedo.

 

 

Venta para Bartolomé Díaz de Ruydiaz, vecino de Cotillo, que otorgaron Juan Díaz de Therán y Dª Antonia de los Rios, su mujer, vecinos del lugar de Barriopalacio.

                  

                                                                  SELLO QUARTO, VEINTE MARAVEDIS, AÑO DE MIL SETECIENTOS Y OCHO.

     Nos Don Juan Díaz de Therán y Doña María de los Rios, su lejítima mujer, vecinos del lugar de Barriopalacio, valle de Anievas, permisa la licencia y facultad que de derecho se requiere de marido a mujer, demanda y aceptada, de que yo el escribano doy fe, y de ella usando juntos y de mancomún a voz de uno y cada uno de nos y nuestros bienes por sí y por el todo in solidum, renunciando como renunciamos todas las leyes de la mancomunidad, como en ellas y en cada una se contiene. Otorgamos que damos en venta real por juro de heredad, para agora y para siempre jamás a Bartolomé Díaz de Ruidiaz, vecino de Cotillo de dicho valle, para él, su mujer, herederos y quien su derecho hubiere en cualquier manera, es, a  saber, un cuarto de hórreo de alto en bajo enteramente, que tenemos de la dote de mí, la susodicha, en dicho lugar de Cotillo al sitio de la Quintana, que linda con hórreo de dicho comprador y de Juan Díaz del Castillo y de Don José Díaz del Castillo, con todas sus entradas y salidas, usos, costumbres, derechos y servidumbres que le pertenezcan en cualquier manera en precio de diez ducados de vellón que por él nos ha dado y pagado. De la cual cantidad nos damos por pagados a nuestra voluntad y, porque su entrega, que es cierta, no parece de presente, renunciamos las leyes de la excepción de la non numerata pecunia, paga engaño y demás del caso, como en ellas y en cada una se contiene, confesamos que dicha cantidad es su justo valor y, si más valiere, de la demasía desde luego, para siempre jamás por nos y los nuestros, con cesión de todos nuestros derechos y acciones le hacemos gracia y donación buena, perfecta, irrevocable, que llama el derecho intervivos. Cerca de lo cual renunciamos las Leyes del Ordenamiento Real hechas en las Cortes de Alcalá de Henares, que hablan en razón de las cosas que se compran o venden por más o menos de la mitad del justoprecio, y el remedio de los cuatro años en ellas declarados, que teníamos para pedir suplimientos y, desde luego para siempre nos desistimos de la tenencia y señorío que teníamos a dicho cuarto de hórreo y lo renunciamos en dicho comprador y sus herederos, y le damos nuestro poder cumplido para que lo puedan llevar, enajenar y disponer de él a su voluntad. Y para que con licencia de Justicia o sin ella, tome su posesión y en el ínterin nos constituimos por sus tenedores y, por posesión real, le entregamos esta escritura, y por ella nos obligamos a su ebeción y saneamiento en forma, y a que no le ser quitado ni demandado, y siéndolo, saldremos a la defensa de cualquiera pleito que se le ponga, hasta le dejar en pacifica posesión de dicho cuarto de hórreo, donde no le volveremos dicha cantidad con más todas las costas y daños que en dicha razón se le causaren. Para cuya ejecución obligamos dicha mi persona y bienes muebles y raíces, habidos y por haber y damos nuestro poder cumplido a las Justicias de Su Majestad, que según derecho se le debemos dar, para que por todo rigor nos compelan a lo que dicho es, como si fuera sentencia definitiva pasada en autoridad de cosa juzgada, renunciamos todas las leyes y derechos de nuestro favor con la general en forma. Y por ser menores de veinte y cinco, renunciamos las leyes de la minoridad para que no nos valgan, y juramos en forma de derecho de no ir contra esta escritura por dicha razón ni por mi dote ni arras ni otra causa que ser pueda y además, yo la susodicha renuncio las de los Emperadores de Toro y Partidas y todas las demás que hablan en favor de las mujeres de que yo el escrivano la avisé y, sabedora, las renunció y de que de este juramento no pedir‚ absolución a ningún Juez que me la pueda conceder, y si de su motu me fuera concedida, no usar‚ de ella y a la firmeza digo sí juro y Amen. En fe de lo cual lo otorgamos así ante el presente escribano y testigos en dicho lugar de Barriopalacio a diez y siete días del mes de Septiembre de mil setecientos y ocho años, siendo testigos Domingo García, Santos Díaz de la Serna y Juan Puente, vecinos y estantes en dicho lugar, y los otorgantes que, yo el escribano doy fe conozco, lo firmó el que supo y por la que no, un testigo de los dichos.

                           

                                                      Santos Díaz

Juan díaz de therán                 de la Serna                                                     Ante mí

                                                                                                                   Juan Francº deel

                                                                                                                           castillo

                                                                                                                         Zevallos

 

 


Inicio       Atrás