Testamento de Fernando Ruiz de Villegas


                                                                                             JESUS MARIA Y JOSE

                                                                 CASTILLO PEDROSO AÑO DE 1.734

 

 TESTAMENTO...............OTORGADO POR EL SR. DON FERNANDO RUIZ DE  VILLEGAS THERAN, VECINO DEL LUGAR DE CASTILLO PEDROSO DE ESTE VALLE DE THORANZO: FUE EL OTORGAMIENTO EN 19 DE OCTUBRE DE 1.734  Y ESTE TRASLADO SIGNADO EN 29 DE DICHO MES Y AÑO POR TESTIMONIO DE FERNANDO DE LA CONCHA VILLEGAS, ESCRIBANO PUBLICO DEL REY NUESTRO SEÑOR, DEL NUMERO Y JUZGADO DE DICHO VALLE Y VECINO DEL LUGAR DE ENTRAMBASMESTAS DEL CONSTA EN 25 HOJAS.

 

EN EL NOMBRE DE DIOS nuestro Señor y de la Reina de los Angeles María Santísima su madre y Señora nuestra, concebida sin mancha ni sombra del pecado original en el instante primero de su ser purismo y natural AMEN:

    Sépase por esta carta de testamento, última y postrimera voluntad vieren, como yo, Don Fernando Ruiz de Villegas Therán, mayor en días, vecino de este lugar de Castillo Pedroso en el valle de Thoranzo, montañas de Santander y Arzobispado de Burgos, hijo legitimo que soy y quede‚ de los Señores Don Fernando Ruiz de Villegas y Doña María Díaz de Therán, marido y mujer legítimos, vecinos que fueron del dicho lugar. Y nieto en la misma forma por la línea paterna de los Señores Don Francisco Ruiz de Villegas y Dª Margarita de Ceballos, su mujer. Y por la materna de Don Juan Díaz de Therán y Dª Magdalena Díaz de Therán, todos difuntos y vecinos que fueron así mismo de dicho lugar de Castillo Pedroso. Hallándome al presente de edad de sesenta años poco más o menos tiempo y enfermo en cama de la enfermedad natural que la Divina Magestad ha sido servido darme, aunque en mi sano y entero juicio, memoria y entendimiento natural, y creyendo como fiel y verdaderamente creo en el Misterio Altísimo de la Santísima Trinidad: Que son el Padre, el hijo y el Espíritu Santo, tres distintas personas y un solo Dios verdadero en quien creo como católico y fiel cristiano y en todo lo demás que tiene, cree y confiesa y manda creer y confesar nuestra Santa Madre Iglesia, Católica, Apostólica de Roma, bajo cuya fe y creencia siempre he vivido y protesto vivir y morir como tal católico y fiel cristiano y tomando como tomo por mi intercesora y abogada a la Reina de los Angeles y en perativa de los cielos María Santísima, al santo Angel de mi guarda, al de mi nombre, a los glorioso Apóstoles San Pedro y San Pablo y a todos los demás santos y santas de mi devoción y de la Corte Celestial para que sean medianeros míos, intercediendo con la Magestad Divina de mi Dios y Redentor del género humano y criador de todas las cosas, me perdone mis graves culpas y lleve a gozar mi alma de su Santa Gloria. Y para estar prevenido y dispuestas mis cosas, temiéndome de la muerte, que es cosa natural a toda viviente criatura, incierta y dudosa su hora, hago y ordeno mi testamento en la forma y manera siguiente.

     Lo primero, encomiendo mi alma a Dios Nuestro Señor que la crió y redimió con el precio infinito de su preciosísima sangre, y el cuerpo le mando a la tierra de que fue formado

     Item quiero y es mi voluntad, que cuando la de Dios Nuestro Señorfuere servido sacar mi alma del cuerpo y llevarme a la eterna, que el dicho mi cuerpo sea amortajado con el hábito de nuestro seráfico padre San Francisco y sepultado en la Iglesia Parroquial del Señor San Pantaleón de este dicho lugar de Castillo Pedroso y en una de las dos sepulturas que están en dicha Iglesia con sus lápidas al lado del evangelio, dotadas por el señor Don Sancho Ruiz de Villegas, mi hermano difunto, las cuales me pertenecen como sucesor suyo. Y el día de mi entierro se diga Misa de Cuerpo Presente y se llamen para que asistan, doce religiosos del Convento de Nuestra Señora la Madre de Dios del Soto, de dicho orden de Nuestro Padre San Francisco, y otros doce Sacerdotes de la Vicaría de este valle; y lo mismo el primero día y el último a mi noveno y cavo de año. Y los demás días de intermedio a dicho mi noveno, asistan dos sacerdotes, para con el de este dicho lugar y que todos hagan bien por mi alma, las de los dichos mis padres, abuelos y demás del purgatorio y por la limosna y pitanzas de cada uno se les pague lo que es costumbre y se ofrende conforme a ella, por ser así mi voluntad.

   Item mando se digan y celebren por mi intención y alma, trescientas misas rezadas en Nuestra Señora la Madre de Dios del Soto que esta en jurisdicción del lugar de Iruz de este dicho valle y se pague de mis bienes por la limosna de cada una de dichas trescientas misas a tres reales de vellón.

   Item mando y es mi voluntad se digan y celebren luego que yo fallezca, otras trescientas misas rezadas en el convento de Nuestra Señora de las Caldas y que se pague por la limosna de cada una a dicha razón de tres reales de vellón.

   Item mando en la misma forma se digan otras trescientas misas rezadas y dé la misma limosna en el convento de Nuestra Señora de Montes Claros.

   Item más mando se digan en la ermita de Nuestra Señora del Camino en el lugar de Molledo, valle de Iguña, veinte y cinco misas rezadas a tres reales de vellón la limosna de cada una.

   Item otras veinte y cinco misas rezadas en la ermita de Nuestra Señora del Carmen en el lugar de San Martín de este dicho valle y se pague por la limosna de cada una de ellas a dichos tres reales de vellón.

   Item otras veinte y cinco misas rezadas en el Altar de Nuestra Señora del Carmen, que está en el altar, digo en la ermita de Nuestra Señora de las Nieves, jurisdicción de este dicho lugar de Castillo Pedroso y por la limosna de cada una de ellas se pague a cuatro reales de vellón.

   Item mando se digan doce misas en el altar de Nuestra Señora de Guadalupe de la Iglesia Parroquial de este lugar a tres reales la limosna de cada una. Y otras doce en el altar de Nuestra Señora del Rosario sita en dicha Iglesia y que se pague a dichos tres reales por la limosna de cada una.

   Item mando a las séptimas acostumbradas a cada una treinta y cinco maravedies por una vez con que los aparto del oro de mis bienes.

   Item mando a Manuel Ruiz de Villegas, mi sobrino, vecino de este lugar, cien ducados de vellón que se le den y entreguen luego que yo fallezca por ser de mi obligación y hallarse pobre para ayuda de mantenerse atendiendo a su virtud y afecto y cariño que me tiene y le tengo.

   Item le mando así mismo a Juan Antonio de Bustamante Ceballos, mi yerno, marido legitimo de Doña Ana Ruiz de Villegas, mi hija, una heredad de seis carros labrantía en la Vega de Quintanilla y sitio de Juicastillo, término de este lugar que linda con tierra de Antonio Ruiz Calderón, menor en días, y con tierra de  Don Fernando Muñoz de Therán y dicha heredad se la mando con la carga y pensión de dos misas de aniversario cada año a dos reales la limosna de cada una perpetuamente, para siempre jamás por la misma pensión, que he oído decir tenían dos heredades de mis causantes, la una de seis carros en el sitio de Venarizos en dicha vega, que está lindando con tierra que se compró a Don Sancho Ruiz de Villegas, vecino de este lugar y la otra de cuatro carros en dicho sitio de Juicastillo, lindando con tierra de Dª María Antonia de Corvera, viuda de Antonio González Camino, y para escusar escrúpulos, fundo dicho aniversario en la expresada heredad para liberar las dos referidas en caso que sobre ellas estuviese fundado por mis ascendientes, de lo cual no tengo más certidumbre que la de haberlo oído decir así a hombre viejos, y en caso de duda, por ser cosa piadosa sin embargo de no haberse pedido hasta ahora dicho aniversario, ni constar por instrumento alguno, la fundo y dejo de hoy en adelante sobre dicha heredad de seis carros declarada y deslindada, la cual después del fallecimiento de mi yerno e hija, recaiga en el hijo mayor legitimo y varón de los susodichos, y a falta en la hembra y en sus descendientes legítimos con dicha preferencia y pensión de aniversario perpetuo, que se anote en la tabla de ellos para que siempre conste, y caso que el cura de este lugar que ahora es y el que en adelante lo fuere no quisiere celebrar dichas dos misas cada año por la limosna no expresada de los dichos dos reales, se cumpla con hacerse decir por cualquiera sacerdote o religioso en otra Iglesia, Convento o ermita, sacando recibo de haberse dado la limosna. Y si lo que Dios no quiera ni permita, los dichos mis nietos no tuviesen hijos y descendientes legítimos para la sucesión en dicha heredad, con la dicha pensión suceda en Don Fernando Ruiz de Villegas, también mi hijo legitimo y en sus hijos y descendientes con la dicha preferencia y a falta de todos, en el pariente más cercano mío por la línea paterna y a falta en el de la materna, de modo que dicha heredad aniversariada ande siempre en un solo poseedor y que no pueda dividirse ni sujetarse a otra alguna pensión por ser así mi última y determinada voluntad.

   Item digo y declaro que el dicho Manuel Ruiz de Villegas, mi sobrino, me está debiendo algunas cantidades de maravedís que por él tengo pagadas y un par de bueyes que le di, lo cual resulta de papeles y asientos en mis libros de cuenta y razón. Quiero, mando y es mi voluntad no se le pida ni cobre cosa alguna de ello ni se le descuente en la manda que le llevo hecha de los cien ducados, los cuales se le entreguen con más un par de vestidos de los de mi uso, lo cual mando se ejecute luego que yo fallezca. Y le encargo a dicho mi sobrino, encomiende mi alma  a Dios.

  Item digo y declaro que de los bienes y efectos pertenecientes al vínculo y Mayorazgo que fundó el dicho Don Sancho Ruiz de Villegas, mi hermano difunto, que yo gozo y poseo, sean redimidos algunos censos que todos importan dosmil cuatrocientos y setenta y nueve ducados de vellón que ya he recibido de los principales, en cuyo lugar subrogo y pongo los censos y bienes siguientes: Primeramente un censo de treinta ducados vellón de principal contra las personas y bienes de Carlos Gutiérrez y Francisca Antonia de Villegas, su mujer, vecinos del lugar de Iruz de este valle de Toranzo, principales obligados Don Antonio de la Portilla Villegas y Francisco Gutiérrez vecinos del dicho lugar de Iruz y del de Villasevil como fiadores todos de mancomún los cuales le otorgaron en mi favor por testimonio de Manuel de la Concha, escribano del número y Juzgado de este valle, su fecha de dicha escritura de censo a veinte y siete días del mes de Febrero del año pasado de mil setecientos y treinta y uno.

  Item otro censo de cuarenta ducados de principal que en mi favor otorgó Dª Constanza de Ceballos, vecina del lugar de Esponzues en veinte y seis días del mes de Marzo de mil setecientos y treinta y dos años, por testimonio de José Antonio del Castillo Ceballos, escribano real y vecino del valle de Anievas.

   Item otro censo también otorgado en mi favor y con testimonio de dicho escribano de cuarenta y cinco ducados de principal contra Francisco del Castillo e Isabel Díaz de la Pedrosa, su mujer, vecinos del lugar de Villasuso de dicho valle de Anievas, su fecha en dos de Marzo del año pasado de mil setecientos y treinta y dos.

   Item otro censo de treinta y tres ducados de principal otorgados en mi favor por José Domingo del Castillo y Francisca de los Rios, su mujer, vecinos de dicho lugar de Villasuso, valle de Anievas, que puso por testimonio del expresado escribano, su fecha a doce de Marzo de dicho año de mil setecientos y treinta y dos.

   Item más otro censo de cuarenta y seis ducados de principal contra Domingo Rodríguez y María González del Castillo, su mujer, vecinos del lugar de Barrio Palacio de dicho valle de Anievas, otorgáronle en mi favory en testimonio de dicho escribano Castillo su fecha quince días del mes de Marzo de mil setecientos treinta y dos.

   Item otro de veinte y cuatro ducados contra Andrés González de Alvaro Ceballos y Mariana Díaz de Rui Díaz, su mujer, vecinos del lugar de Cotillo de dicho valle de Anievas, otorgáronle en testimonio de dicho escribano en seis de dicho mes de Marzo y año expresado de treinta y dos.

   Item otro censo de cien ducados de principal contra Francisco Ruiz Calderón, Juan Ruiz Calderón y Dª Francisca de Ceballos, vecinos de este lugar de Castillo Pedroso, otorgáronle ante dicho escribano en veinte y seis de Enero de dicho año de mil setecientos y treinta y dos.

   Item otro de cuarenta ducados contra Juan Ruiz de Ceballos y María Saiz Calderón, marido y mujer, vecinos del lugar de Cotillo, valle de Anievas, otorgaron en testimonio de dicho escribano Castillo en veinte y seis días del mes de Diciembre de mil setecientos y treinta y un años.

   Item otro de sesenta ducados de principal que otorgaron Cristóbal Fernández y Ana Mª González, su mujer, como principales y Manuel Marcos su fiador, vecinos de los lugares de Santa Gadea y Bostronizo, valle de Iguña, en testimonio de Juan Francisco del Castillo Ceballos, escribano real y vecino de dicho valle de Anievas.

   Item otro censo de cuatrocientos ducados de principal en dos escrituras, la una de trescientos y la otra de ciento contra los vecinos del lugar de San Vicente de este valle de Toranzo, otorgados ante dicho José Antonio del Castillo, el uno en doce de Junio del año pasado de mil setecientos y treinta y tres y el otro en quince de Febrero del presente de mil setecientos y treinta y cuatro.

   Item otro de cuarenta ducados de principal contra las personas y bienes de herederos de Don Toribio Martínez de Rueda, vecino del lugar de Corvera de este valle de Toranzo, otorgado en favor del concejo y vecinos del dicho lugar de Corvera en veinte y un días del mes de Enero de mil seiscientos y sesenta y tres años, por testimonio de Juan González Corvera, el cual se cedió en mi favor por los  vecinos de dicho lugar y sus regidores y oficiales en diez y seis de Enero de este dicho año de mil setecientos y treinta y cuatro por testimonio de José Antonio Sánchez de Ceballos, escribano  y vecino de este valle.

   Item otro de cuarenta ducados contra bienes y herederos de Bartolomé Castillo y María Díaz de Rui Díaz, su mujer, vecinos que fueron del lugar de Ganzo, concejo de Quevedo del valle de Iguña, los cuales le otorgaron como principales y Catalina Saiz de la Vega como su fiador en favor de Diego López de Castañeda y su mujer, vecinos de Pie de Concha en testimonio de Pascual Díaz de Villegas, vecino en dicha villa de Pie de Concha su fecha en veinte y seis de Noviembre de mil seiscientos y cincuenta y seis años, el cual fue cedido en mi favor por Don Lope de Quevedo Alvarado, vecino del lugar de San Martín de Quevedo del valle de Iguña en testimonio de Francisco Nuñez de Quevedo en nueve de Mayo del año pasado de mil setecientos y treinta y tres.

   Item otro otorgado en mi favor por Manuel González de Riancho y su mujer, Dª Teresa de Corvera, vecinos del lugar de Alceda de este valle de sesenta ducados de principal, en testimonio de Bernardo Antonio de la Muela su fecha en ocho días del mes de Junio de este año de mil setecientos y treinta y cuatro.

   Item otro de sesenta y seis ducados de principal contra Juan Pacheco y María de Villegas, su mujer, Juan de Sote y Manuela de Villegas, vecinos del lugar de Iruz de este valle, el cual se cedió en mi favor por Don Fernando de Arce Ceballos, vecino de este dicho lugar de Iruz por testimonio del dicho José Antonio del Castillo Ceballos en quince de Octubre del año pasado de mil setecientos y treinta y tres y se advierte que los sesenta y seis ducados están en dos escrituras.

  Item otro censo de sesenta ducados de principal contra Domingo González de Vallejo y Dª María de Santibañez, su mujer, vecinos de este lugar de Castillo Pedroso, otorgáronle en mi favor por testimonio de dicho José Antonio del Castillo Ceballos en doce de Mayo de mil setecientos y treinta y tres.

  Item otro de cuarenta y cuatro ducados de principal contra Manuel González Pacheco y Lorenza de Rueda Pacheco, su mujer, y Melchora de Rueda Vallejo, madre y suegra respectiva de los susodichos, todos vecinos del lugar de Esponzues, otorgaron en mi favor en dos días del mes de Febrero de mil setecientos y treinta y tres por testimonio de dicho escribano Castillo.

   Item otro censo de treinta y dos ducados de principal en mi favor, otorgado por Martín Rubín de Celis y María de Ceballos, su mujer, vecinos de este lugar de Castillo Pedroso en testimonio de dicho escribano, su fecha a veinte días del mes de Diciembre del año pasado de mil setecientos y treinta y tres.

   Item otro censo de treinta ducados de principal, también en mi favor otorgado por Manuel Ruiz y Anastasia Saiz de Villegas, su mujer, vecinos de este lugar de Castillo Pedroso en testimonio de Bernardo Antonio de la Muela, su fecha en veinte y nueve de Abril de este año de mil setecientos y treinta y cuatro.

   Item otro censo de cuarenta y dos ducados de principal contra Francisco García del Rivero y María Díaz de Therán, su mujer, vecinos del lugar de Calga del valle de Anievas, por testimonio del dicho José Antonio del Castillo Ceballos, su fecha a diez y seis días del mes de Abril del año pasado de mil setecientos y treinta y dos.

   Item más otro de treinta ducados de principal contra Dª Margarita de Bustamante, vecina de este lugar de Castillo Pedroso, otorgóle en mi favor por testimonio de dicho escribano Castillo en veinte y dos días del mes de Abril de mil setecientos y treinta y dos.

   Item otro de treinta ducados de principal así mismo en mi favor otorgado por Don Fabián Gracia de la Güerta, mayor en días, vecino del lugar de Borleña, Juan Díaz de la Serna y Lucía Díaz de Bustamante, vecinos de este lugar de Castillo Pedroso, pasó por testimonio de dicho escribano en veinte y nueve días del mes de Mayo de mil setecientos y treinta y dos años.

   Item otro de otros treinta ducados otorgado en mi favor por Francisco Fernández, Angel Gutiérrez e Isabel Díaz, su mujer, vecinos de este lugar de Castillo Pedroso que pasó por testimonio de dicho Castillo en veinte y nueve días del mes de Junio de mil setecientos y treinta y tres años.

   Item otro censo de trescientos y sesenta reales vellón de principal contra Manuel Rodríguez de los Rios y María Saiz de Ceballos, su mujer, vecinos del lugar de Barrio Palacio, valle de Anievas, los cuales le otorgaron en mi favor por testimonio de dicho escribano en once de Junio del año pasado de mil setecientos y treinta y tres años.

   TIERRAS.- Item una tierra de cinco carros de heredad en barbecho al sitio de la Quintana mier de Barcena, del concejo del Rioval de Iguña, lindando con tierras de Bartolomé‚ González, Camino Concejil y otros notorios, la cual se me vendió en precio de veinte ducados como resulta de la venta que otorgaron Manuel González de Quevedo y Ana Saiz Nuñez, su mujer, vecinos de dicho concejo de Rioval de Iguña por testimonio de Francisco Nuñez de Quevedo su fecha de quince de Febrero del año pasado de setecientos y treinta y tres.

   Item otra tierra de seis carros de heredad en el sitio que llaman la Sierra de la Venta del lugar de Santa Olalla de dicho valle de Anievas, lindando con tierras de Pedro Rubín de Celis y otros notorios, en precio de diez y ocho ducados de vellón, vendiéronlas Francisco Fernández de Cueto, Justa Fernández de Cueto, hermanos, vecinos y naturales del lugar de Santa Olalla, valle de Iguña. Consta de la venta que otorgaron por testimonio de Juan de Therán Castañeda en veinte y uno de Enero de mil setecientos y treinta y tres.

   Item medio obrero de hierba en la pradería de los Urdiales y sitio de los Escafales, término de dicho lugar de Castillo Pedroso, lindando con prados de dicho vínculo que yo gozo y poseo, en precio de seis ducados vellón como consta de la venta otorgada por Francisco González de la Redondilla, vecino del lugar de Esponzues en testimonio de dicho Castillo, su fecha a veinte y un días del mes de Diciembre de mil setecientos y treinta y uno.

  Item un prado de un obrero de hierba en la Vega de Llano del lugar de Esponzues y San Vicente en el sitio de El Cerezo, lindando con prados de Domingo Ruiz de la Serna y con tierra de Manuel de Quijano en precio de trece ducados y medio vellón, consta de la venta otorgada por Manuela Díaz de la Cuesta, vecina de dicho lugar de Esponzues por testimonio de dicho Castillo en veinte y uno de Marzo de mil setecientos y treinta y un años.

   Item otro pedazo de prado de siete carros de tierra menos siete brazas en el sitio del hoy término del lugar de Quintana, en precio de veinte ducados vellón. Vendiolo Dª Antonia de Villegas, vecina de dicho lugar de Quintana por testimonio de dicho escribano en veinte y nueve días del mes de Julio de dicho año de setecientos y treinta y uno.

   Item una tierra de cuatro carros de heredad y ocho brazas en la Vega de Quintanilla, sitio de Fornillo de este lugar de Castillo que linda con tierras de Don Juan de Villegas y de Mateo González. Y otra tierra de cuatro carros en la vega de Paraja, sitio del Candanillo en dicho lugar, que linda con tierra de Don Fernando Muñoz de Therán y con tierra de Antonio González Camino en precio ambas a dos de cuarenta y un ducados y medio, vendiéronse por Martín y Juan Rubín de Celis, vecinos de dicho lugar de Castillo en testimonio de dicho escribano su fecha de la escritura de venta en once de Marzo de mil setecientos y treinta y un años.

   Item un prado de un obrero en la vega de Filorias, sitio de Torrevedo, término de dicho lugar, que linda con prados de dicho Don Fernando Muñoz y de Don Diego Muñoz de Therán, menor en días. Vendiéronle en precio de doscientos reales el dicho Martín Rubín de Celis y su mujer por testimonio de dicho escribano en veinte y uno de Mayo de mil setecientos y treinta y un años.

   Item un obrero de hierba poco más o menos en la vega de Paraja de dicho lugar de Castillo que linda con prado de dicho vínculo y con prado de Don Fernando Muñoz en precio de treinta ducados de vellón. Vendiole Marcos Díaz de la Serna, vecino del mismo lugar en catorce de Febrero de dicho año de treinta y uno por testimonio de Juan Antonio de Vallejo Agüero.

   Item más una tierra de tres carros y medio en dicha vega de Paraja, que linda con tierra de dicho vínculo y de Don Fernando Muñoz, en precio de diez ducados de vellón. Vendiéronla Martín y Juan Rubín de Celis, vecinos de este lugar en veinte y seis de Abril de dicho año por testimonio del citado Castillo.

   Item una tierra de cuatro carros en dicha vega de Paraja y sitio de la Espina, que linda con tierras de María Saiz de Villegas y otros notorios, en precio de doscientos reales de vellón. Vendiola Juan Guazo, vecino de este lugar por testimonio de dicho Castillo en veinte y un días del mes de Mayo de dicho año de treinta y uno.

   Item un prado de dos carros de hierba poco más o menos en la pradería de la Poza y sitio de la Llana en el valle de Anievas, que linda con prado de dicho vínculo y prado de Lorenzo del Castillo en precio de diez y nueve ducados de vellón. Vendiéronlo Marcos de Collantes y su mujer, vecinos del lugar de Villasuso de dicho valle de Anievas por testimonio del mencionado Castillo en doce de Marzo de mil setecientos y treinta y dos.

   Item un prado de dos carros de hierba en el prado de Sierra, término del lugar de Cotillo, que linda con prados de dicho Don Fernando y Don Melchor de Collantes, vecinos de dicho lugar en precio de cuatrocientos reales de vellón, con más un prado de dos carros de hierba en dicha pradería de la Poza y sitio de la Llana que linda con prados de dicho mayorazgo y de José‚ García, vecinos del lugar de Villasuso en precio de diez y nueve ducados los que otorgaron a mi favor María Díaz de la Pedrosa, viuda de Florián de Ceballos y su hijo Juan Eusebio de Ceballos, vecinos del dicho lugar de Villasuso, su fecha en doce de Marzo de mil setecientos y treinta y dos en testimonio de dicho Castillo.

   Item un prado de un carro y una aceña de hierba en dicha Poza y sitio de Jorrasillo, que linda con prado de Antonio de Collantes y de José‚ de Velasco, vecinos de dicho lugar en precio de doce ducados de vellón, elque me vendió José‚ Domingo del Castillo, vecino de dicho lugar de Villasuso, valle de Anievas, su fecha doce de Marzo de mil setecientos y treinta y dos, por testimonio del citado Castillo.

   Item otro prado de un carro de hierba en dicha pradería de la Poza y sitio de las Crespas, que linda con prados de Juan Díaz del Rivero y de Diego Díaz de Villegas, vecinos de dicho lugar, el que me vendió Antonio de Collantes Therán y Clara Díaz de la Pedrosa, su mujer, vecinos de dicho lugar de Villasuso de dicho valle, su fecha a cinco días del mes de Abril de mil setecientos y treinta y dos años en precio de ocho ducados y en testimonio de dicho Castillo.

   Item otro prado de un obrero de hierba en el dicho prado de Sierra que linda con prado mío propio y de dicho Don Melchor de Collantes y prado de dicho Domingo de la Serna y con prado de Juan Simón de la Bárcena, vecinos de Cotillo de dicho valle en precio de doscientos reales, el que me vendieron Juan Gómez y María del Castillo, su mujer, vecinos del referido lugar de Villasuso su fecha a treinta y un días del mes de Marzo de mil setecientos y treinta y dos en testimonio de dicho escribano Castillo.

   Item un prado de un carro de hierba en dicha pradería de la Poza y sitio de las Crespas, término del dicho valle de Anievas que linda con prados de dicho vínculo y otros notorios en precio de seis ducados de vellón y fue vendido por Francisco González de Alvaro vecino del lugar de Barriopalacio de dicho valle de Anievas, su fecha a veinte y nueve días del mes de Febrero de mil setecientos y treinta y dos en testimonio de dicho Castillo.

   Item una tierra de ocho carros de heredad en la vega de Rueda, al sitiode Urtente, término de dicho lugar de Villasuso, que linda con prado y tierra mío propio y prado de Dª Mariana de los Rios, vecina de Cotillo de dicho valle en precio de cuatrocientos y cuarenta y ocho reales de vellón. Fue vendida por Juan del Castillo y su mujer María Díaz de Quevedo, vecinos del referido lugar de Villasuso, su fecha a veinte y siete días del mes de Abril de mil setecientos y treinta y dos años por testimonio de dicho escribano Castillo.

   Item un prado de un carro de hierba en dicha llana de la Poza que linda con prados de dicho vínculo y de Antonio Díaz de Therán, vecino de dicho lugar de Villasuso en precio de nueve ducados, fue vendido por Pedro González de Therán, vecino del dicho lugar, su fecha a veinte y nueve días del mes de Abril de mil setecientos y treinta y tres, en testimonio de Juan Francisco del Castillo escribano y vecino de Anievas.

   Item una campiza de prado de medio obrero de hierba, en la pradería de Paraja, sitio de Treslafa, que linda con prado mío y tierras de Ana Díaz de Therán en precio de ocho ducados de vellón. Vendiéronle Felix Fernández de Villegas y María Fernández de Villegas, hermanos y vecinos de este lugar en veinte y ocho de Junio de mil setecientos y treinta y tres por testimonio de dicho escribano Castillo.

   Item más dos suertes de prado de medio carro de hierba de cosecha poco más o menos en la vega de Rueda al sitio de Helguera, linda con prados de dicho mayorazgo en precio de seis ducados. Vendiéronlo Juan de Sevilla y su mujer, vecinos de Villasuso, valle de Anievas por testimonio de Juan Francisco del Castillo Ceballos en catorce de Agosto de este año de mil setecientos y treinta y cuatro.

   Item un obrero de hierba en el sitio del Hoyo, vega de Arrilla del lugar de Quintana que linda con prados de herederos de Juan Muñoz de Bustillo y otros notorios en precio de quince ducados de vellón, y fue vendido por José‚ Muñoz de Bustillo, vecino de dicho lugar de Bustillo de Quinta por testimonio de dicho José Antonio del Castillo Ceballos, su fecha veinte y uno de Enero de mil setecientos y treinta y tres.

   Item otro obrero de hierba junto con el de arriba que fue vendido por el mismo José Muñoz en precio de otros quince ducados por testimonio de dicho escribano en quince días del mes de Enero de este año de treinta y cuatro.

   Item un carro de heredad en la vega de Paraja y sitio de los Hoyos, que linda con tierras de dicho vínculo y otros notorios en precio de seis ducados, el que fue vendido por Juan Gómez de Rueda, mayor en días, vecino de dicho lugar de Quintana, su fecha a quince de Enero de este presente año en testimonio de dicho José del Castillo.

   Item medio obrero de hierba en la pradería de Forga, término de este lugar, linda con prados de Juan Díaz de Villegas de Francisco Pacheco, vecinos de dicho lugar en precio de seis ducados de vellón, fue vendido por Mateo González de Quijano, vecino de dicho lugar, su fecha a once de Febrero de este presente año de setecientos y treinta y cuatro en testimonio de dicho Castillo.

   Item un prado de un carro de hierba en la vega de los Pediedos, sitio de la Cabrilla que linda con prados de dicho vínculo de la viuda de Luis González de Alvaro, vecinos del lugar de Villasuso, valle de Anievas, en precio de nueve ducados y un real de vellón, fue vendido por María Blanca Sierra, vecina de dicho lugar, su fecha a veinte y tres de Agosto de setecientos y treinta y tres en testimonio de Juan Francisco del Castillo.

   Item una tierra de tres carros de heredad en la vega de Filoria y sitio de Cortinillos, término de este dicho lugar, que linda con tierra de dicho vínculo y con tierra de Don Bernardo de Bustamante, vecino de este dicho lugar en precio de ciento y ochenta reales de vellón, fue vendida por Fernando Muñoz de Therán vecino de dicho lugar, su fecha a veinte y nueve de Marzo de este presente año en testimonio de Bernardo Antonio de la Muela.

   Item un prado de dos carros de hierba en dicho prado de Merna, término del lugar de Cotillo, valle de Anievas, lindando con Prados de Don Melchor de Collantes y notorios y otro prado de un carro de hierba en la pradería de la Poza de dicho valle de Anievas sitio de la Llana, que linda con prados de Manuel de Quevedo, vecino de Calga y Juan Díaz de la Serna, vecino de Barrio Palacio, en precio ambos de cuarenta y tres ducados y cuatro reales de vellón y se vendieron por Tomás Castillo, vecino de dicho lugar de Barrio Palacio en doce de Marzo de mil setecientos y treinta y dos por testimonio de dicho escribano.

   Item un obrero de hierba en la pradería de los Urdiales, término de este lugar, que linda con prados de dicho vínculo por una y otra parte, en precio de catorce ducados fue vendido por Francisco Pelayo, vecino de Ontaneda de este valle, su fecha en primero de Abril de este presente año en testimonio de dicho escribano Muela.

   Item un obrero de hierba en la Vega al sitio del Joyo, término de dicho lugar de Quintana, que linda con prado de dicho vínculo y con prado de las  Animas y otros notorios, en precio de diez y siete ducados, fue vendido por dicho José‚ Muñoz de Bustillo, Francisco León Díaz y otros consortes vecinos de dicho lugar de Quintana por testimonio de dicho Bernardo Antonio de la Muela en veinte y ocho de Marzo de este año.

   Item un obrero de hierba en la vega de Arriba del lugar de Quintana y sitio del Sahugo, que linda con prado de Santos Guerra, vecino de Borleña, con prado de Miguel Muñoz de Bustillo, vecino de dicho lugar de Quintana en precio de catorce ducados fue vendido por Juan de Villegas y su mujer, vecinos del lugar de Quintana, su fecha a veinte y ocho de Marzo de este presente año en testimonio de dicho Muela.

   Item una tierra de cuatro carros y medio en la vega de Abajo y sitio de la Güenzo, término de dicho lugar de Quintana, que linda con tierras de dicho Francisco León y de Manuel Díaz Calderón en precio de diez y ocho ducados de vellón menos tres reales, fue vendida por María Rodríguez y José Manuel de Arce, su hijo, vecinos del dicho lugar de Quintana, su fecha a diez y ocho de Mayo de este presente año por testimonio de dicho Muela.

   Las cuales dichas escrituras de censos, tierras y prados expresados, componen mil novecientos y cinco ducados y dos reales de vellón, en atención al cual y para complementar el reintegro de los dosmil cuatrocientos y setenta y nueve ducados de los mencionados censos que se han redimido, y pertenecían a dicho vínculo, resto para dicho reintegro, quinientos y setenta y cuatro ducados menos dos reales de vellón y más cuatrocientos ducados que después se me han venido a la memoria, se redimieron de un censo contra los vecinos y concejo de Entrambasmestas, y noventa y siete ducados más de otros que resultan del libro de caja, que todo compone lo que resto, y falta para dicho reintegro mil y setenta y un ducados menos dos reales de vellón, para en cuenta de lo cual, adjudico también para dicho vínculo una  venta otorgada por Dª Bernarda de Villegas, viuda y vecina del lugar de Pujayo, la cual escritura no está sacada y pasó por testimonio de Francisco de Quevedo Bustamante, escribano y vecino de Bárcena de Pie de Concha y dicha venta compone el precio de mil y ochenta reales de vellón por el precio de ocho obreros de hierba en término de dicho lugar y villa de Pujayo, como constará en la dicha escritura a la cual me refiero. Y así mismo agrego para dicho reintegro al referido vínculo, una tierra de doce carros de heredad en la vega de Paraja y sitio de La Serna, lindando con tierra de Mateo Díaz de la Serna, linde en medio, y con tierra de Don Angel Ruiz de Villegas, más un prado en la vega de Filoria, sitio de Cotanillos lindando con prado de dicho vínculo y más un huerto cerrado con cal y canto en término de dicho lugar, junto al prado cercado con la casa principal en donde vivo, los cuales bienes se remataron y vendieron por el ministro ejecutor de la Real Chancillería que estuvo entendiendo en la ejecución que sigo contra el Marqués de Villa Alcázar y sus fiadores y dichos bienes eran de Don Juan Ruiz de Villegas y de Marcos Díaz de la Serna, vecinos de este lugar y unos de dichos fiadores y se me adjudicaron para pago de salarios en mil y setenta reales de vellón como consta del testimonio de adjudicación, las cuales partidas últimas importan dosmil ciento y cincuenta reales de vellón en cuya consecuencia resulta ser yo deudor de dicho vínculo y mayorazgo en nuevemil seiscientos y veinte y nueve reales de vellón, los cuales mando se reintegren y adjudiquen a dicho vínculo de mis bienes paraefecto de dicha satisfacción y reintegro referido.

   Item digo y declaro en la misma forma que de los censos y efectos pertenecientes a la Capellanía que fundó el dicho Don Sancho Ruiz de Villegas, mi hermano difunto, en la Iglesia Parroquial de este dicho lugar, de capital de dosmil, faltan y se han redimido doscientos y ochenta y dos ducados de vellón los cuales reintegro y pago en las escrituras siguientes: Lo primero en una escritura de cincuenta ducados de principal contra Antonio Collantes de Therán y Clara Díaz de La Pedrosa, su mujer, vecinos del lugar de Villasuso, valle de Anievas, otorgáronle en mi favor por testimonio de José Antonio del Castillo Ceballos en diez y ocho días del mes de Octubre de mil setecientos y treinta y un años.

   Item otro de cincuenta y dos ducados de principal contra Juan Guazo, menor en días y Francisca Fernández de Rueda, su mujer, vecinos de este lugar, otorgáronle en catorce de Diciembre de dicho año de treinta y uno por testimonio de dicho escribano.

   Item otro censo de cien ducados de principal contra herederos del Bachiller Don Tomás Fernández Alonso y consortes, vecinos de la villa de Espinosa de los Monteros, el cual fue cedido por Domingo y Santiago de Güemes, vecinos del lugar de Esles, Valle de Caion, en veinte y cinco de Octubre de dicho año de treinta y uno por testimonio de Francisco de Colza Obregón, escribano en dicho valle de Caion.

   Item otro de ochenta ducados de principal contra Francisco de la Sierra y demás vecinos del concejo de Esles, otorgaronla en testimonio de dicho escribano en diez y seis de Octubre de dicho año de treinta y uno. Con lo cual queda reintegrada la expresada Capellanía colativa en los dosmil ducados de que se compone con los dichos doscientos y ochenta y dos en los censos mencionados por redimidos según queda dicho y declarado, para que siempre conste.

   Item digo y declaro que por el mucho amor y cariño que he tenido y tengo a Don Fernando de Bustamante  Ceballos, mi nieto legitimo, hijo de Don Juan Antonio de Bustamante Ceballos y de Dª Ana Ruiz de Villegas Santivañez, mi hija y yerno respective, y por otras justas causas, razones y motivos que para ello me mueven, es mi voluntad y última determinación de mandar y mejorar al dicho mi nieto como desde luego le mando y mejoro en el tercio y remanente del quinto de todos mis bienes y hacienda, derechos y acciones que me pertenecieren en cualquier manera, y es mi voluntad que el dicho tercio y quinto de esta mejora se saque y haga entrega en los bienes y efectos mejores y más bien parados a elección de los referidos mi hija y yerno respective y padres legítimos del dicho Don Fernando de Bustamante Ceballos, mi nieto, a quien mejoro y mando el dicho tercio y quinto según el derecho me lo permite por ser así mi última y determinada voluntad como queda dicho.

   Item digo y declaro que del caudal y dinero que el dicho Don Sancho Ruiz de Villegas, mi hermano, había dejado en la ciudad de Cádiz, Puerto de Santa María y en poder de Don Juan Bizarrón, vecino de dicho Puerto de Santa María, vinieron y recibí yo después de la muerte de dicho mi hermano, mil y quinientos pesos de a ocho reales de plata cada uno y respecto de que dicha cantidad era residuo y remanente de los bienes y caudal del dicho Don Sancho, y que yo he tenido y se me han ofrecido excesivos gastos en los pleitos para defensa de dichos bienes vinculados como es bien notorio, por tanto es mi voluntad de que se haga consideración de esto y que mis herederos lo tengan presente y se reputen por gastados y consumidos dichos mil y quinientos pesos en los expresados litigios y que se está uno por otro sin que se haga otro cargo ni se intente otra liquidación por las razones expresadas y desear como deseo que los dichos mis herederos se haigan y avengan en toda unión y hermandad, como Dios manda, y en que entre ellos se ofrezcan controversias ni pleitos aunque experimenten algún perjuicio que no es mi ánimo le haiga ninguno de ellos, y estando prestos a todo lo referido, Don Fernando Ruiz de Villegas, mi legitimo hijo, y el dicho Don Juan Antonio de Bustamante, mi yerno, consienten esta disposición y se obligan a estar y pasar por ella y no la reclamar ni contradecir con ningún pretexto y por ello y su conformidad les he dado y doy las gracias y les encargo se haigan como queda dicho, que me encomienden a Dios como es de su obligación.

   Item digo y declaro que la mejora del tercio y quinto que llevo hecha en el dicho Don Fernando de Bustamante Ceballos, mi nieto, lo que importase y quedase líquido de ello y los bienes en que se hiciese la adjudicación y pago de dicho tercio y quinto, es mi voluntad sea y lo dejo por vía de vínculo y mayorazgo conforme a los de estos reinos y fundado en el dicho mi nieto y a sus hijos y descendientes legítimos, prefiriendo el varón a la hembra y el mayor al menor, y en caso de que fallezca sin legítimos descendientes, sucedan en dichos bienes que se adjudicaren a dicho tercio y quinto Don Juan Antonio de Bustamante y Ceballos, también mi nieto y hermano entero del dicho Don Fernando de Bustamante, y en sus hijos y descendientes legítimos con la dicha preferencia, y a falta de estos llamo a la dicha Dª Ana Ruiz de Villegas Santivañez, mi hija, madre de los susodichos y a los demás sus hijos y descendientes legítimos con la expresada preferencia del varón a la hembra y el mayor al menor, y a falta de todos los referidos, suceda en los bienes de dicha mejora el citado Don Fernando Ruiz de Villegas, mi hijo y sus hijos legítimos y descendientes con dicha preferencia y los bienes que cupiesen en dicha mejora han de estar y andar en un solo poseedor sin se poder partir ni dividir ni los sujetar a ninguna pensión ni gravamen y con las demás circunstancias que se requieren, provisión de enagenación y todo según los vínculos y mayorazgos de estos reinos de España por ser así mi voluntad.

   Item digo y declaro que a la dicha Dª Ana Ruiz de Villegas, mi hija, tengo entregado en bienes por dote y en casamiento cuando contrajo matrimonio con el dicho Don Juan Antonio de Bustamante, su marido y mi yerno, mil ducados de vellón los cuales y la casa en que viven los dichos mi hija y yerno con su huerto y árboles que le pertenecen, quiero y es mi voluntad que la dicha mi hija y yerno se queden con los bienes que tienen recibidos en dote y con la dicha casa y huerto que surca con la casa del estudio y prado de Don Fernando Muñoz de Therán pared en medio y que en recompensa y satisfacción de todo lo referido, el dicho Don Fernando Ruiz de Villegas, mi hijo, se quede con el ganado vacuno que está en aparcerías y todo su producto y que ni una ni otro se colacione en partidas ni traiga a cuenta en la división que hicieren de los demás bienes partibles, en lo cual consienten los dichos mis hijos y yerno que se hallan presentes a esta disposición y que no la reclamarán por ninguna causa ni derecho aunque les sea permitido ni intervenga engaño, porque se le remiten y perdonan si le hubiere, que sea en poca o en mucha cantidad y se hacen recíproca remisión, gracia y donación intervivos irrevocable con insinuación y todas cláusulas para su firmeza y seguridad y esta disposición, consentida en todo y por todo por dichos mis herederos.

   Item digo y declaro que el dicho Don Juan Antonio de Bustamante, mi yerno, ha tenido poder mío y hecho en su virtud diversas cobranzas de réditos de censos y otras cosas y de ello estoy satisfecho hasta hoy y me ha entregado todo lo que ha cobrado y así lo declaro para que no se le pida cuenta de ello.

   Item declaro que dicho mi hermano el vínculo que mandó fundar y fundó, quiso fuese hasta de en cantidad de setenta mil pesos escudos de plata, y cuando murió y al tiempo del inventario, había caudal suficiente para cubrir dicha fundación, como consta de dicho inventario, y por haber entrado dicho caudal en poder del Marques de Villa Alcázar, abuelo y tutor de Dª Juana María Teresa Ruiz de Villegas, cuando por fallecimiento de esta dio la cuenta tutelar, quedó descubierto dicho vínculo para su reintegro en las crecidas cantidades que constan de dicha cuenta, y hoy están debiendo dicho Marqués y sus fiadores y se está sobre su recobro siguiendo pleito. Y así bien por razón de transacción con Dª Ana María González de Castañeda y su marido, se le dieron docemil ducados por arras y derecho de herencia que intentaba por la sustitución que hizo a dicha niña dicho Don Sancho y aunque todo esto consta de dichos papeles e instrumentos de inventarios y cuentas y escritura de transacción por que conste en lo futuro y hallarse presente dicho Don Fernando, mi hijo y ser sabedor y haberse hallado a todo presente y haber corrido el seguimiento del pleito, por su dirección y mano a mayor abundamiento lo confiesa así y que no estar dicho vínculo completo no ha sido omisión y solo ha consistido en la disipación que hizo dicho marqués y no ha satisfecho y mando que lo que se cobrase se imponga.

   Item digo y declaro que yo recibí y tengo en mi poder mil setecientos ducados de vellón que me entregó el dicho Don Fernando Ruiz de Villegas, mi hijo, los mismos que se le dieron en dote y casamiento con Dª Teresa de la Portilla Ceballos, su legítima mujer, para cuya cantidad le tengo entregados tresmil reales de vellón, y el residuo hasta dicha cantidad mando se le entregue al susodicho por habérmela dado y puesto en mi poder en confianza y sin haber dado resguardo alguno de ello. Dígolo y declárolo así para descargo de mi conciencia y que siempre conste.

   Item digo y declaro que yo tengo hoy y dejo en dinero tresmil pesos de a ocho reales de plata cada uno y más tresmil y quinientos y setenta y cinco reales de vellón de un censo que se redimió por el concejo y vecinos del lugar de San Martín de Quevedo, valle de Iguña, cuya redención se hizo el día diez y ocho del corriente mes, y estaba dicho censo afecto al vínculo y mayorazgo expresado y así lo declaro.

   Item mando, quiero y es mi voluntad que a Francisco Gutiérrez, mi criado, a más de las soldadas que se le debieren del tiempo que me ha servido, por lo bien que me ha cuidado y asiste en mi enfermedad, se le den doscientos reales de vellón y le encargo me encomiende a Dios mi alma.

   Con lo cual y para cumplir y pagar este mi testamento, las mandas y legados en él contenidos, dejo y nombro por mis albaceas testamentarios a los dichos Don Fernando Ruiz de Villegas, mi hijo, y Don Juan Antonio de Bustamante, mi yerno, a los cuales y a cada uno de ellos in solidum, doy el poder y facultad que se requiere para que luego que yo fallezca entren en todos mis bienes y de los mejores parados de ellos, vendiéndolos en pública almoneda o fuera de ella, como les pareciere y con los que basten, cumplan y paguen este mi testamento y mandas y legados en él contenidos. Y este poder les dure el año del albaceazgo y más lo que fuere necesario. Y cumplido y pagado, en el remanente que quedare y fincas de todos mis bienes, derechos y acciones, dejo e instituyo y nombro por mis únicos y universales herederos a los dichos Don Fernando Ruiz de Villegas y Dª Ana Ruiz de Villegas, mis legítimos hijos y de Dª Catalina de Santibañez, mi mujer difunta, para que los hayan y hereden con la bendición de Dios y la mía. Y por este revoco, anulo y doy por ninguno y de ningún valor ni efecto, otro cualquier testamento o testamentos, codicilo o codicilos, mandas o legados y poderes para testar y otra cualquiera disposición que, antes de esta, se haya hecho y otorgado por escrito o de palabra que quiero no valga ni haga fe ni en juicio, ni fuera de él sino este testamento que ahora hago y otorgo que quiero valga por tal y por mi última disposición en aquella vía y forma que haya mejor lugar y derecho. Y así mismo quiero y es mi voluntad se digan y celebren sesenta y ocho misas a dos reales la limosna de cada una, por quitar el escrúpulo que tengo y dejo declarado de haber oído decir por razón del aniversario que dejo fundado en la heredad de seis carros, por las atrasadas de treinta y cuatro años a esta parte que he gozado y llevado las dos heredades sobre las cuales en Bores Bagas se dice estaba fundado, en cuya firmeza lo hago así con las cláusulas necesarias para su validación ante el presente escribano público y testigos que lo fueron llamados y rogados por mi el dicho otorgante en el dicho lugar de Castillo Pedroso de este valle de Toranzo. A diez y nueve días del mes de Marzo, digo de Octubre de mil setecientos y treinta y cuatro años, siendo testigos en la dicha firma, Antonio Ruiz Calderón, mayor en días, Antonio Díaz de la Serna y Vicente Perez Aguayo, todos vecinos de este dicho lugar y el otorgante a quien yo el escribano doy fe conozco y de que al tiempo de este otorgamiento, al tiempo digo, al parecer, está en su juicio natural y lo firmo juntamente con los dichos Don Fernando Ruiz de Villegas y Don Juan Antonio de Bustamante Ceballos, hijo y yerno respectivos del dicho otorgante mediante el consentimiento y conformidad que hacen de todo lo contenido en este testamento, a lo cual han estado y están presente y todo lo referido yo el escribano doy fe.

Don Fernando Ruiz- Don Fernando Ruiz de Villegas- Don Juan Antonio de Bustamante Ceballos- ante mi Fernando de la Concha.

                                                                 

   En el lugar de Castillo Pedroso de este valle de Toranzo a veinte y cuatro días del mes de Octubre de mil setecientos y treinta y cuatro años ante mi el escribano público y testigos que irán expresados. El dicho Don Fernando Ruiz de Villegas Therán, mayor en días, vecino de este lugar y contenido en el testamento antecedente dijo que dejándole como le deja en su fuerza y vigor para que se guarde, cumpla y ejecute lo por él mandado, dispuesto y ordenado, ahora quiere y manda por vía de codicilo o en la mejor forma que haya lugar en derecho, el que los bienes de la mejora de tercio y quinto que quedan por dicho su testamento vinculados en Don Fernando de Bustamante Ceballos, su nieto, queden y los deja gravados con un aniversario de seis misas en cada año por tiempo y espacio de treinta años que empiecen a correr desde el día de su fallecimiento y se digan y celebren la semana del Santo Rey Don Fernando en cada año de los dichos treinta, y que cumplidos, queden los dichos bienes sin gravamen alguno, según de la manera que los tiene mandados y vinculados por el dicho su testamento y que por la limosna de dichas misas el sucesor en dicho vínculo pague a razón de cuatro reales vellón cada una y que se celebren por el capellán de la casa de este otorgante, habiéndole en ella, y si no le hubiere, se cumpla por dicho sucesor con darlas a decir a quien y en donde le pareciere, tomando recibo de así haberlo hecho, por ser así su última voluntad.

   Item es voluntad del dicho otorgante de mandar como manda a Antonio Díaz del Quintanal natural del lugar de Vejorís y su sobrino segundo que se halla en su asistencia y estudios en este lugar para ayuda de continuarlos, cincuenta ducados de vellón y que se los entregue Don Fernando Ruiz de Villegas hijo de este otorgante y no se saquen de dicha mejora, estando presente el susodicho lo consiente y se obliga a ello.

   Item ordena y manda, se dé media carga de maíz a María la ciega, vecina de este lugar.

  Item quiere, manda y es su voluntad que unos vales que están y tiene contra José González de Ceballos, vecino de este lugar, se le entreguen y no se le cobre de ellos cosa alguna y que para que el susodicho, su mujer e hijos se vistan, se les den ciento y cincuenta reales de vellón por ser así su voluntad. Todo lo cual otorga, quiere y manda se guarde, cumpla y ejecute y el dicho testamento que no fuere contrario a esto. Y a todo fueron presentes por testigos llamados y rogados: El licenciado Don Andrés Saiz de Villegas, capellán de este otorgante, Antonio Díaz de la Serna y Francisco González de Vallejo, vecinos de este lugar y el otorgante que se halla, al parecer, en su juicio natural y lo firmó como pudo junto con Don Fernando Ruiz de Villegas, su hijo, de que yo el escribano doy fe.


Inicio       Castillo Pedroso