Sancho Ruiz de Villegas


Licencia de banco y enterramiento       Documento 1       Documento 2       Documento 3       Documento 4
 

Nota. Todos estos documentos están en formato pdf


                                                                              JESUS MARIA Y JOSE  AÑO DE 1725

                                           TESTAMENTO QUE OTORGA DON SANCHO RUIZ DE VILLEGAS TEHERAM

                                                                         VECINO QUE FUE DE CASTILLO PEDROSO.

                                                                                                    PASSO ANTE:

                     Firmado y rubricado

                            CONCHA

                                          Firmado y rubricado

                                                  Blanca

 

 

  Testamento

Don Fernando Ruiz de Collantes, vecino del lugar de Castillo Pedroso deeste valle, ante V.M. parezco y digo que don Sancho Ruiz de Villegas Therán mi hermano, ha pasado de esta presente vida a la eterna, a hora de las doce del día dejando su testamento cerrado ante el presente escribano.

Y porque en él deja dispuesto entierro, funeral y demás conducente por su alma, y persuadiéndome a que pueda yo tener algún derecho delegado, albaceazgo: A V.M. suplico se sirva de mandar se exhiba dicho testamento y se abra y publique en la forma que el derecho previene. Es justicia que espero de V.M.- Fernando Ruiz-

   AUTO.- Por presentada, el presente escribano ponga a la presencia de su Merced el testamento que expresa. Y constando de la muerte del dicho Don Sancho Ruiz de Villegas y Therán se apremie a los testigos a que comparezcan a reconocer su firma y declarar al tenor del pedimento. Mandolo su merced el licenciado Don Julián Eugenio Ruiz Davalos, Gobernador y Justicia Ordinaria del Valle de Toranzo en el lugar de Castillo a diez días del mes de Junio de mil setecientos y veinte y cinco. Licenciado Don Julián Eugenio Ruiz Dávalos- Ante mi Manuel de la Concha.

   RECONOCIMIENTO.- Luego in continente, su merced dicho gobernador con asistencia de mí el presente escribano entró en un cuarto de la casa y morada de dicho Don Sancho Ruiz de Villegas y Therán y en él, en un lecho que está en dicho cuarto, estaba un cuerpo cadáver el que reconocí ser de dicho Don Sancho Ruiz de Villegas Therán y de estar muerto naturalmente doy fe y lo firmo con su merced- Licenciado Dávalos Concha.

   INFORMACION.- In Continente, su merced dicho gobernador y por testimonio de mí el escribano. Hallándose en las casas que fue de morada de dicho Don Sancho Ruiz de Villegas y Therán, vino parecer ante mí a Juan Antonio de Vallejo Agüero, escribano de Su Majestad del número y Juzgado de este dicho valle, del cual su merced le tomó y recibió juramento por Dios Nuestro Señor y una señal de cruz, hízole como se requiere y ofreció decir verdad de lo que supiese y le fuese preguntado y siéndolo por el pedimento presentado por parte de Don Fernando Ruiz de Villegas Collantes que le fue leído y mostrado dicho testamento y sus firmas. Dijo que al tiempo y cuando dicho Don Sancho otorgó dicho testamento este testigo fue instrumental de referido testamento con los demás contenidos en él dispuestos al tiempo y cuando, como va dicho, le otorgó estaba en su sano juicio, memoria y entendimiento natural como el testigo lo vio y reconoció y que dijo que lo que dejaba dispuesto el bajo de dicho cuaderno eran su testamento y última voluntad y que en él dejaba señalado entierro, albaceas, heredero y demás cosas. Y que no se abriese ni publicase hasta haber fallecido, todo en la misma forma que se halla escrito en el otorgamento del referido cuaderno y papel cosido y cerrado que está en la misma forma que cuando lo otorgó dicho Don Sancho y que el testigo reconoce su firma y la que echó por dicho otorgante quien no pudo firmar por la razón que expresa dicho otorgamiento. Y que sabe que dicho Don Sancho ha fallecido y pasado esta presente vida como lo ha visto hoy dicho día ha muerto naturalmente y que lo que lleva dicho es la verdad para el juramento que lleva hecho en que se afirmó y ratificó. Dijo ser de edad de cincuenta y cuatro años poco más o menos. Y la firmó con su merced y en fe de ello yo el escribano. Licenciado Dávalos- Juan Antonio de Vallejo Agüero.

Ante mí- Manuel de la Concha-

1º) TESTIGO.- En dicho lugar dicho día, mes y año dichos, su merced dicho gobernador hizo parecer ante sí a Francisco Pelayo y Oyos, vecino del lugar de Ontaneda de este dicho valle, del cual su merced recibió juramento en forma de derecho, y, hecho como se requiere, ofreció decir verdad de lo que supiere y fuere preguntado y siéndolo por dicho pedimento y mostrádole así mismo dicho testamento, cerrado y cosido y su firma- Dijo que es testigo, lo fue instrumental con los demás convenidos en él y que al tiempo y cuando lo otorgó dicho Don Sancho Ruiz de Villegas y Therán, estaba en su juicio y entendimiento natural y que le otorgó en la forma que se halla escrito sobre aquel cuaderno. Y que estaba en la misma forma que cuando lo otorgó y entregó. Dijo y dice que lo que allí estaba escrito era su testamento y última voluntad y, como tal, se guardase y cumpliese y no se abriese hasta haber fallecido y que sabe por haberlo visto hoy dicho día, que el referido Don Sancho falleció de esta presente vida a la eterna y que lo que lleva dicho es la verdad so cargo del juramento que tiene hecho en que se afirmó y ratificó, dijo ser de edad de cuarenta y nueve años poco más o menos, testigo. Y lo firmó..... Con su merced y en fe de ello yo el escribano-Licenciado Dávalos- Francisco Pelayo Hoyos- Ante mí- Manuel de la Concha.

2º) TESTIGO.- En el dicho lugar de Castillo Pedroso dicho día mes y año dichos, su merced dicho gobernador hizo parecer ante mi a Antonio de Bustamante, vecino del lugar de Ontaneda de este dicho valle, del cual su merced en testimonio de mi el escribano tomo y recibió juramento en forma de derecho por Dios Nuestro Señor y una sedal de la cruz y, so cargo de él, prometió decir verdad de lo que supiese y le fuese preguntado, y habiéndolo sido por dicho pedimento presentado por Don Fernando Ruiz de Collantes que le fue leído y mostrado así mismo el cuaderno de papel cosido y cerrado que fue exhibido- Dijo: Que sabe y es verdad que este testigo que lo fue instrumental con los demás que contiene el mismo día que expresa que Don Sancho Ruiz de Villegas y Therán, vecino que fue de este dicho lugar, al tiempo y cuando le otorgó, estaba en su juicio, memoria y entendimiento natural. Y dijo que en aquel cuaderno que entregaba cosido y cerrado al presente escribano, dejaba dispuestos su testamento y última voluntad, y que como tal pedía se guardase y cumpliese su contenido, y con revocación de otras cualesquiera hechas antes, todo en la forma que se halla escrito el dicho otorgamiento y que está dicho cuaderno cosido y cerrado como cuando le entregó. Y en la misma firma dicho Don Sancho y que el testigo reconoce su firma que en él suenan y las demás de los demás testigos que contiene. Y que lo que lleva dicho es la verdad para el juramento que tiene hecho en que se afirmó, ratificó. Dijo ser de edad de cuarenta y dos años poco más o menos tiempo. Y lo firmo junto con su merced y en fe de ello yo el escribano- Licenciado Davalos- Antonio de Bustamante Ceballos- Ante mí  Manuel de la Concha.

3º) TESTIGO.- En el referido lugar de Castillo Pedroso, dicho día, mes y año dichos, su merced dicho gobernador, en cumplimiento del pedimento y auto que va por cabeza, hizo parecer ante si a Pedro de Corvera, natural del lugar de San Andrés de Luena y asistente en el de San Vicente de este dicho valle, del general, su merced recibió juramento en toda forma de derecho, so cargo de él prometió decir verdad de lo que supiese y le fuese preguntado, y habiéndolo sido por dicho pedimento que le fue leído. Y mostrádole el cuaderno cosido exhibido. Dijo que al tiempo y cuando Don Sancho Ruiz de Villegas Therán, vecino que fue de dicho lugar le otorgó y entregó al presente escribano, estaba en su juicio y entendimiento natural y que este testigo lo fue instrumental con los demás referidos en la otorga de dicho cuaderno y que dijo que allí dentro de él tenía y dejaba dispuesto su testamento y última voluntad y que quería no se abriese ni publicase hasta haber fallecido, todo en la forma que se halla escrito en dicho otorgamiento. Y este dicho cuaderno cosido y cerrado en la misma forma que dicho Don Sancho le entregó a dicho presente escribano, y el testigo reconoce su firma y las demás de los testigos dichos y que son las mismas que entonces se escribieron.

Si ha visto difunto a dicho Don Sancho hoy dicho día, y que lo que lleva dicho es la verdad so cargo del juramento que tiene hecho en que se afirmó y ratificó. Dijo ser de veintiséis años poco más o menos tiempo y lo firmó junto con su merced y en fe de ello yo el escribano- hoy dicho se enmendó -Valga- Licenciado Dávalos- Pedro de Corvera- Ante mí -Manuel de la Concha.

4º) TESTIGO.- En el dicho lugar de Castillo Pedroso dicho día, mes y año dichos, su merced dicho gobernador hizo parecer ante si a Antonio Ruiz Calderón, vecino de dicho lugar, al que su merced tomó y recibió juramento en forma de derecho por Dios Nuestro Señor y una sedal de Cruz y, so cargo de él, prometió decir verdad de lo que supiese y le fuese preguntado, y habiéndolo sido por el pedimento presentado por Don Fernando Ruiz de Villegas Collantes, vecino de dicho lugar y así bien exhibídole el cuaderno de testamento que diera en días, vecino de dicho lugar del general, su merced tomó y recibió juramento en forma de derecho y hecho como se requiere, ofreció decir verdad de lo que supiese y le fuese preguntado y siéndolo por el tenor de dicho pedimento que le fue leído. Y mostrado así mismo el cuaderno de papel cosido y cerrado. Dijo que al tiempo que Don Sancho Ruiz de Villegas Therán, vecino que fue de este dicho lugar, ya difunto, le otorgó y entregó al presente escribano, estaba en su entero juicio, memoria y entendimiento natural, como testigo lo reconoció que fue instrumental con los demás convenidos en el otorgamiento que se le ha mostrado y leído. Y que dicho Don Sancho dijo que aquel cuaderno que entregaba a dicho presente escribano era su testamento y última voluntad lo que en él dejaba dispuesto, y que como tal quería se cumpliese y guardase y que revocaba otras cualesquiera disposiciones hechas.

Otorgado por Don Sancho Ruiz de Villegas Therán su hermano- Dijo que el testigo como tal, con los demás se halló presente cuando dicho Don Sancho entregó dicho cuaderno al presente escribano, y que dijo era su testamento última y postrimera voluntad y el dicho Don Sancho estaba en su juicio y entendimiento natural y en disposición de dicho su testamento le entregaba, y reconoce y sabe el testigo, es el mismo que dicho difunto entregó y está cosido y cerrado como se dio y por lo mismo reconoce su firma y vio firmar a los demás testigos que supieron. Esto dijo ser la verdad so cargo del juramento que tiene hecho, en que se afirmó, ratificó. Dijo ser de edad de treinta y seis años poco más o menos tiempo y lo firmó con su  merced y en fe de ello yo el escribano-entrerrenglones y esta cosido y cerrado como se dio-Valga-Licenciado Davalos-Antonio Ruiz Calderón- Ante mi Manuel de la Concha.

5º) TESTIGO.- En dicho lugar dicho día, mes y año dichos, su merced dicho gobernador, hizo parecer ante si a Juan Guazo, menor..... Antes todo en la misma forma que se halla escrito en dicho otorgamiento y que dicho cuaderno está en la misma forma que le entregó, cosido y cerrado y el testigo reconoce su firma y las de los demás testigos y que son las mismas que hicieron en la ocasión de la dicha entrega y que lo que lleva dicho es la verdad so cargo del juramento que tiene fecho, en que se afirmó, ratificó dijo ser de verdad de treinta y cinco años poco más o menos tiempo y lo firmó junto con su merced y en fe de ello yo el escribano. Licenciado Dávalos- Juan Guazo -Ante mí- Manuel de la Concha.

6º) TESTIGO.- En dicho lugar de Castillo, dicho día, mes y año dichos, su merced dicho gobernador, hizo parecer ante si a Antonio Ruiz Calderón, mayor en días, vecino de dicho lugar del cual su merced tomo y recibió juramento en forma de derecho por Dios Nuestro Señor y una sedal de Cruz y so cargo de él prometió decir verdad de lo que supiese y le fuese preguntado. Y habiéndole leído el pedimento que va por cabeza y así mismo mostrado el cuaderno de papel cosido y cerrado. Dijo que lo fue instrumental y el día que contiene su otorgamiento y que al tiempo y cuando Don Sancho Ruiz de Villegas Therán otorgó, estaba en su juicio y entendimiento natural y dijo que aquel cuaderno que entregaba al presente escribano era su disposición de testamento y última voluntad. Y sabe el testigo este dicho cuaderno en la misma forma, cosido y cerrado que cuando lo entregó.

Y el testigo se halló presente con los demás testigos que suenan en dicho otorgamiento, y el testigo por no saber firmar, rogó a Antonio de Bustamante firmase por él y vio firmar a los demás testigos que constan en dicho otorgamiento. Y dijo dicho otorgante que todo lo que dejaba en dicho cuaderno dispuesto, se guardase y cumpliese en la misma forma que se contenía, según consta por dicho otorgamiento, y que lo que lleva dicho es la verdad so cargo del juramento que lleva fecho en que se firmó, ratificó. Dijo ser de edad de cincuenta y dos años poco más o menos tiempo. No lo firmó porque dijo no saber. Firmólo su merced y en fe de ello yo el escribano-........ -dia-Valga-Licenciado Dávalos-ante mi- Manuel de la Concha.

AUTO.- In continente, su merced dicho gobernador, en vista de la información que antecede, mandó que dicho testamento se abra y publique su contenido, y así su merced lo decretó, mandó y firmó-Licenciado Dávalos- ante mí- Manuel de la Concha.

DILIGENCIAS.- En ejecución y cumplimiento del auto que antecede inmediatamente, su merced dicho gobernador sacó un estuchillo pequeño y de él unas tijerillas y cortó los hilos de dicho cuaderno y le abrió y leyó a presencia de mi el escribano y de los testigos ya dichos y de otras muchas personas. Habiéndole leído como va dicho en altas e inteligibles palabras de que doy fe-Concha.

AUTO.- Su merced dicho gobernador y ..... de mi el escribano en vista de las diligencias antecedentes dijo que declaraba y declaró por testamento inscriptus y última voluntad de Don Sancho Ruiz de Villegas Therán, otorgante...... testamento que se ha leído y publicado, rediciendole a escritura pública, y que como tal se guarde, cumpla y ejecute todo lo en él convenido por última disposición y voluntad de dicho otorgante y en todo, según y como se contiene y le dejó comunicado Don Santos Díaz de Therán, su tío y dicho otorgante lo declara y que se archive y protocole en el archivo y papeles del presente escribano, y se den a las partes interesadas el tanto o tantos que pidieren haciente fe, que a todos y cada uno de por si interponía e interpuso su autoridad y decreto judicial cuanto puede y ha lugar en derecho. Y que este su auto así lo decretó y mandó y firmó en dicho lugar de auto a diez días del mes de Junio de mil setecientos y veinticinco años -el licenciado Don Julián Eugenio Ruiz Dávalos, abogado de los reales gobiernos, gobernador y Justicia Ordinaria en este valle de Toranzo y demás valles, villas y lugares a él anejos en el lugar de Castillo Pedroso de este dicho valle a diez días del mes de Junio de mil setecientos veinte y cinco años - Licenciado Julián Eugenio Ruiz Dávalos- ante mí- Manuel de la Concha

TESTAMENTO.- In Dei nomine Amen.

Sépase por esta carta de testamento, última y postrimera voluntad, como yo Don Sancho Ruiz de Villegas Therán, hijo legitimo de los Sres. Don Fernando Ruiz de Villegas Collantes y Dª María Díaz de Therán, ya difuntos, vecinos que fueron del lugar de Castillo Pedroso de este valle de Toranzo ya difuntos, y vecino que yo también soy de dicho lugar, estando como estoy enfermo en cama de la enfermedad que Dios Nuestro Señor fue servido el darme, aunque en mi sano juicio memoria y entendimiento natural, creyendo como fiel y verdaderamente creo en el Misterio de la Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, tres personas distintas y un solo Dios Verdadero y en todo lo demás que tiene cree y confiesa nuestra Santa Madre Iglesia Católica, Apostólica de Roma, bajo cuya fe y creencia he vivido y protesto vivir y morir como fiel y católico cristiano, tomando como tomo por mi intercesora y abogada a la Serenísima Reina de los Angeles María Santísima siempre Virgen María concebida sin mancha ni sombra de culpa orijinal, madre de nuestro Dios y Señora nuestra. Al bendito Angel de mi guarda, Santo de mi nombre y a los bienaventurados Apóstoles San Pedro y San Pablo y a todos los demás Santos y Santas de la Corte Celestial, para que intercedan con su Divina Majestad, me perdone mis pecados, lleve a gozar de su Santísima Gloria y temiéndome de la muerte, cosa tan natural a toda criatura viviente, deseando salvar mi alma y disponer mis cosas para este medio hago y ordeno este mi testamento en la forma y manera siguiente.

Lo primero encomiendo mi alma a Dios Nuestro Señor que la crió y redimió con el infinito precio de su Santísima Sangre, y el cuerpo a la tierra de que fue formado.

Item es mi voluntad que cuando la de Dios fuese servido sacarme de esta presente vida, mi cuerpo sea amortajado con el habito de nuestro padre San Francisco y se me diga y por una vez la Misa de el Alma en el Altar privilejiado del Convento de Nuestra Señora la Madre de Dios del Soto, orden seráfica de Nuestro Padre San Francisco.  

Item es mi voluntad que mi cuerpo sea enterrado en la Iglesia Parroquial de este dicho lugar y en la sepultura que tengo en dicha Iglesia en donde tengo mi lápida que es del lado del Evangelio, que dicha Iglesia es de la vocación del Señor San Pantaleón.

Item es mi voluntad que el día de mi entierro, último y cavo de año asista toda la comunidad de religiosos de dicho seráfico convento y más otros doce sacerdotes y así mismo es mi voluntad asistan otros tantos y lo mismo los demás días correspondientes al mi noveno y en cada uno de ellos para que asistan y digan misas por mi alma las de mi obligaciones y se les pagar por dicha asistencia y misas, la limosna y pitanza ya acostumbrada que así es mi voluntad, y que se ponga la ofrenda y pague a los señores curas de este dicho lugar, el cumplimiento que es costumbre que así es mi voluntad.

Item es mi voluntad se digan cuatrocientas misas rezadas y por una vez por mi intención las que se digan en el convento dicho de Nuestra Señora la Madre de Dios del Soto y se dirán por mi alma y las demás de mis obligaciones que es dicha mi intención y se pagarán a tres reales de vellón por su limosna de cada una.

Item quiero se me digan otras doscientas misas también rezadas en la ermita de Nuestra Señora del Carmen, sita en el lugar de San Martín de este dicho valle por el alma de los que han sido mis confesores, padres espirituales y se pagarán por cada una a dos reales de vellón y por una vez.

Item otras setecientas misas así mismo rezadas que se han de remitir a fray Manuel de Santa Teresa, religioso en el convento de la ciudad de Toro de la Orden de Nuestra Señora la Madre de Dios del Carmen descalzos, natural y originario de este lugar, y se pagará por su limosna de cada una y por una vez a tres reales de vellón.

Item más es mi voluntad se me digan a Jesús, María y José y el niño Dios un mil misas por mi alma y también rezadas en dicho convento de Nuestra Señora del Soto y por su limosna de cada una tres reales de vellón y por una vez.

Item mando se me digan en San Antonio de Padua y en su Santa Casa, digo en dicho convento seráfico del Soto por su observancia, veinte y cuatro misas rezadas y por una vez y por su limosna cada una tres reales de vellón.

Item más otras quinientas misas rezadas a Nuestra Señora de Guadalupe sita en la parroquia de este dicho lugar y por su limosna de cada una a tres reales de vellón y por una vez, las que desde ahora aplico a cada sacerdote que viniesen a decirlas las que le tocaren de los que vinieren para la brevedad.

Item más otras cuatrocientas misas rezadas que se dirán en los altares de la Parroquia de la Iglesia de dicho lugar de Castillo Pedroso y por su limosna de cada una tres reales de vellón y por una vez y por mi ánima y la de Doña Ana María Gómez de Castañeda, mi conjunta a quien Dios persevere en salud para que cuando vaya de esta vida. Y que también goce del....... Demás digo sufragio.

Item más trescientas misas también rezadas y por una vez en el convento de Nuestra Señora la Madre de Dios de Montes Claros, orden de nuestro padre Santo Domingo sita en la jurisdicción de Reinosa y por su limosna de cada una tres reales de vellón y se aplicarán por mi ánima las de mis padres y obligaciones.

Item otras trescientas misas rezadas en Nuestra Señora de las Caldas y en su convento de la dicha orden de Santo Domingo sito en el lugar de Varros del Valle de Buelna por mi intención y por su limosna de cada una a tres reales de vellón y por una vez.

Item mando la limosna de otras trescientas misas, regulada su limosna de cada una a tres reales de vellón y por una vez, cuya limosna se ha de entregar al Licenciado Don Rafael de Ceballos, cura en el lugar de Alceda para que las diga dichas misas por dicha mi intención.

Item más otras trescientas misas también rezadas, y por su limosna por una vez tres reales de vellón cada una, que dirán por mi ánima las de mis padres, obligaciones, deudos, amigos y de todas aquellas que, mal o bien, me hayan querido.

Item más otras novecientas misas también rezadas las cuales se dirán en esta forma: Trescientas en dicho convento del Soto, trescientas en el dicho de Las Caldas y las otras trescientas en el de Montes Claros y a tres reales de vellón por su limosna de cada una y por una vez.

Item mando las séptimas acostumbradas, redención de cautivos, cuatro reales de vellón por una vez y así es mi voluntad.

   a Qui.- Item digo que por cuanto el Señor Don Santos Díaz de Therán, Caballero de la Orden de Alcántara y mi tío, difunto al tiempo y cuando fue Dios servido de llevársele en la ciudad de Guaxaca, Reino de la Nueva España de Indias. hallándose gobernador de dicha ciudad, murió bajo de su última disposición y poder que me dejó para testar y me instituyó por su único y universal heredero, como había sido y era su voluntad, mas siempre me comunicó que dispusiese de sus bienes en la forma que expresaré, cuya hago en fuerza del fidei comiso. Y en nombre de dicho mi tío, referente a sus testamentos antes hechos, que en lo que aquí mencionaré no fue su voluntad revocarlos, si solo en lo que dejó de espresar sin ser necesario cortejar con esta mi última voluntad dichos testamentos, los cuales, junto con el último otorgado por mí en nombre de dicho mi tío, han de parar en mi poder. Y mediante lo dicho y llegar el caso que fue y es en el de mi fallecimiento de expresar su voluntad lo hago como del dicho mi tío en la manera siguiente.

   LA VOLUNTAD.- Lo primero fue su voluntad y yo la declaro de que me viniese a estos Reinos de España y trajese sus caudales los que empleare y de ellos en este reino y lugar de Castillo, donde fue natural dicho mi tío, hiciese las siguientes disposiciones: La primera que se fundase, como fundó‚ un vínculo Mayorazgo con todas las fuerzas y firmezas necesarias, sacando en caso necesario facultad real. Como si se hubiese menester, mando se saque y yo la pido por esta mi última voluntad a su Majestad y Señores de Suprema Cámara, que esto fuera en el caso de tener yo más hijos que uno y de ser míos estos bienes, que no lo son sino del dicho  mi tío, pero para su mayor validación y perpetuidad si fuese necesario y así lo declaro para expresar del todo su voluntad. El cual dicho Mayorazgo ha de servir para la conservación y lustre de sus casas y familias, las que se conserven con los bienes enajenables, para cuyo fin sirve la fundación de Mayorazgo en este Reino, y que los postherederos puedan con su mayor lustre y fianza defender la fe de Jesucristo Nuestro Señor y a sus Reyes Católicos me llamó a mi y yo me llamo por primer poseedor y señor de dicho Mayorazgo y después de mis días a mi línea legítima y declaro que por cuanto estoy casado con Doña Ana María González de Castañeda, hija legítima de los Señores Don Fernando González de Mier Castañeda, Caballero del Orden de Calatrava, Marqués de Villa Alcázar, y de Doña Victoria de Mier Castañeda, su legítima mujer, la cual dicha mi conjunta está preñada en días de parir, y así suceder en dicho Mayorazgo el hijo mayor que tuviésemos, prefiriendo el varón a la hembra y el mayor al menor en la forma regular. Y estinguida la línea de este, que ha de ser legítima y de legitimo matrimonio habida y  extinguida toda mi línea en esta forma o no llegando el caso de que mi querida mujer para a luz y que no me queden otros hijos o hijas legítimos; llamó el dicho mi tío y lo llamo a la sucesión de dicho Mayorazgo a Don Fernando Ruiz de Villegas Collantes mi legitimo hermano, vecino de este dicho lugar, y a sus hijos legítimos con la preferencia del mayor al menor y el varón a la hembra. Y extinguida y acabada su línea, sucesiva y recta, legítima como dicho es de dicho mi hermano y su conjunta, llamo en tercer lugar a los hijos legítimos de Don Felipe Ruiz de Villegas, mi hermano difunto y de Doña María Díaz de Therán, su legítima mujer, en la misma conformidad y manera; y en cuarto lugar llamo en la forma dicha a la dicha posesión y señorío del Mayorazgo a los hijos legítimos de Doña María García de Therán, mi sobrina, hija legítima de Don Bernabé García de Terán y de Doña María Díaz de Therán, mi prima digo mi tía. Y antes que a sus hijos, a la dicha Doña María García que es mi prima y está casada al presente con Don Bernardino de Bustamante. Y a falta de todas estas líneas así llamadas, llamo al pariente más cercano que haya o quede de parte de padre del dicho mi tío por parte de padre, y a falta de estos el que hubiere y quedare por parte de madre, el cual dicho Mayorazgo me comunicó le debía fundar y le fundo con los gravámenes siguientes y condiciones: El primero, que haya de ser noble hijodalgo el poseedor que fuese de dicho Mayorazgo, limpio de toda mala raza y, si lo que Dios no quiera, incurriese en algún delito de crimen Lessa Maggestatis, divina o humana, quiso y quiero que pase al siguiente en grado, limpio de toda mácula y le llamo como si cuatro días antes el tal sucesor hubiese muerto. Naturalmente y así mismo haya de ser lego y no sacerdote ni religioso porque desde luego los excluyo: Y yo los excluyo de la sucesión de dicho Mayorazgo de forma que del mismo hecho que de tener el orden sacro o profesión, quedan excluidos y pasa al siguiente en grado y así mismo quiso el dicho mi tío y yo quiero que hayan de usar llamarse con los apellidos de Ruiz Villegas y Therán. Y así se han de formar y así mismo han de usar de las armas de dichos apellidos poniéndolas en primer lugar con otras que usen, y que hayan de vivir en este lugar de Castillo Pedroso y tener en él su domicilio y vecindad en estas casas principales donde al presente vivo, que dicho mi tío me mandó fundar y yo he fundado, las cuales no puede dejar sino siendo por alguna ocupación que su Majestad le mande, y en tal caso ha de dejar persona que las pueda cuidar y reparar como los demás bienes del Mayorazgo lo cual ejecute el siguiente en grado a costa del poseedor y frutos del Mayorazgo. Para lo cual le dio y le doy poder y facultad en forma.

   Item ha de ser obligado el cada poseedor a hacer decir perpetuamente en cada un año el importe de cien reales de vellón en misas, repartiendo su limosna adecuadamente de que se le tome cuenta por el eclesiástico las cuales se han de decir en la ermita que he fundado en estas dichas mis casas, las que dirá el sacerdote que le pareciere y para obviar pleitos declaro y quiero que si el poseedor las dejase de decir, faltando a su obligación y conciencia, y el sucesor en dicho Mayorazgo no le pudiese apremiar por ausencia o temor reverencial u otro motivo, no sea obligado a decirlas dicho poseedor pues lo dejo como carga personal y no real y con condición que haya de tener las dichas casas y demás bienes que eran vinculados, bien reparados y compuestos de manera que vayan en aumento y no en disminución, haciendo así mismo que reconozcan los censos los censualistas, cada uno en su tipo, de forma que siendo omiso y no cumpliendo con cada una de las dichas condiciones y todas juntas, haya de pasar al siguiente en grado con las mismas, como si hubiera muerto y no hubiera, en cuanto a el, sucedido en dicho Mayorazgo.

   Item fue voluntad de dicho mi tío y es mía, que los bienes que irán expresados en este Mayorazgo, hayan de andar siempre unidos y no los han de poder vender con facultad real ni sin esta, empeñarlos, cederlos, trocarlos, ni cambiarlos, ni pueda usar de dicha facultad aunque se le conceda de motu propio, y que su Majestad derogue esta cláusula ni en manera alguna, que así fue voluntad de dicho Don Santos y lo es mía, como también lo fue y lo es mía de que si el sucesor y poseedor de dicho Mayorazgo, cosa contra lo aquí prevenido, con solo intentarlo aunque no lo prosiga, le excluyo llamando al siguiente en grado para cuyo efecto le desheredo al tal ocho días antes.

   Item fue voluntad de dicho mi tío y lo es mía el que el primer sucesor en dicho Mayorazgo, la renta digo la mitad de la renta de dicho Mayorazgo, se emplee: El primer año lo emplee en mayoraumento de él y para ello dé fianzas, y no las dando no se le dé la posesión de dicho Mayorazgo y pase al siguiente llamado; el cual dicho Mayorazgo según la voluntad de dicho mi tío, en lo que me encargó y yo he ejecutado, en virtud de ella y la mía, le funda en los bienes siguientes:  Primeramente en dichas casas de mi morada y la ermita que está delante de ella y más la casa de caballeriza, pajar con más su huerta y huertos, cercado delante y detrás de dicha casa.

   Y más en otra casa que está junto a la Iglesia de dicho lugar con su huerto y alrededores y rebasando dichas casas y la planta labrada que se hallase al tiempo de mi fallecimiento, se ha de poner lo demás hasta setentamil pesos escudos de plata se ha de sacar de lo más bien parado de todos mis bienes que quedasen y yo poseo. Como son tierras, prados censos y alcabálas que se han de imponer para la fundación que llevo dicha de dicho vínculo y Mayorazgo, como lo quiso y ordenó dicho mi tío y yo lo dispongo en su nombre como lo demás de dicho Mayorazgo que llevo dispuesto el fundar tres capellanías en la misma forma, digo en esta forma: Las dos han de ser de a tresmil ducados de vellón cada una y por ellas, cada capellán ha de estar obligado a decir noventa misas en cada un año en dicha capilla de estas mis casas, a la voluntad y en los días que le señalase a cada uno de dichos capellanes el poseedor de dichos Mayorazgos las cuales dichas noventa misas se entiende por cada capellán por su capellanía por dichas noventa misas, las cuales han de ser a mutuo movibles a voluntad del Patrón que ha de ser perpetuamente el poseedor y... de dicho Mayorazgo el que pueda a su voluntad, con causa o sin ella, remover a dichos capellanes los cuales hayan de estar ordenados en sacris para obtenerlas y decir las misas al patrón y tenga este obligación de mirar en los nombramientos en la forma que van llamados los parientes por líneas para la sucesión del Mayorazgo y en la misma forma los llamar para dichas capellanías dichos capellanes. Y a cada capellanía se le ha de hacer su hijuela.

   Item declaro quería fundar y fundo una capellanía de dosmil ducados de principal para que sirva de congrua a un capellanía fin de que se ordene y que obtenga licencia del Ordinario y que por ella está obligado a decir ochenta misas en cada un año en la Parroquia del Señor San Pantaleón de este dicho lugar y que las diga los días que le parezca a dicho Capellán, excepto las que fueren de los días de Nuestra Señora, el Patriarca San José‚San Miguel y Todos Santos; y dichos dosmil ducados de principal han de ser.... y nombro por Patrón al dicho poseedor del Mayorazgo y por capellán al pariente más cercano siguiéndose los mismos llamamientos que en la fundación de dicho Mayorazgo.

   Item fue voluntad de dicho mi tío fundar, como fundó, dos obras pías forzosas perpetuas: La una para que se enseñe la Doctrina Cristiana, leer y escribir en este lugar de Castillo y la otra, así mismo en este lugar para un maestro de Gramática para que le enseñe a los que acudiesen sin llevarle a estos intereses alguno. Por esta razón y para esto, se hayan de sacar nuevemil ducados de vellón en esta forma: Los mil de ellos para que se compren dos casas en este dicho lugar de a quinientos ducados cada una para vivir los maestros de dicha escuela y estudios, los cuales hayan de tener obligación de reparar las dichas casas y hacer decir el Rosario a coros todos los días a los muchachos que enseñasen y los sábados juntamente la Salve a Nuestra Señora, lo que así mismo rezarán dichos maestros con dichos muchachos por el ánima de dicho Don Santos mi tío, y los ocho mil ducados restantes según su voluntad en esta forma: Que se saque y tenga de renta en cada un año dicho maestro de escuela cien ducados de vellón y lo demás de dicho capital, el de Gramática por su salario y trabajo. Y han de ser nombrados por el dueño, señor y poseedor de dicho Mayorazgo y aprobadospor el Ilmo. Sr. Arzobispo de este Arzobispado o sus Provisores para que conste de su suficiencia y buenas costumbres. Cuyas obras pías y perpetuas quiso se fundasen después de mi muerte como las fundo, por cuya razón no las expliqué en el testamento que hice en virtud de su poder hasta llegar el caso de este mío y las obras pías se anoten en el libro de fábrica para su cumplimiento y visita.

   Item dejo un censo de cincuenta ducados de vellón de principal para que de su renta perpetuamente se compre cánones y papel para los muchachos pobres que fuesen a dicha escuela.

   Item digo y declaro que cuando contraje matrimonio con dicha Doña Ana María, mi esposa, le mando cuatromil ducados de vellón en arras, es mi voluntad se le den y entreguen con más los vestidos y alhajas que le di.

   Item nombro por primer capellán de dicha capellanía colativa a Don Fernando Ruiz de Villegas Collantes, mi sobrino, hijo legitimo de dicho Don Fernando mi hermano para que se ordene a título de ella. Y declaro no ser incompatible la una  de las capellanías "leycales" para que así el Patrono poseedor del Mayorazgo para si quisiese agregarle a una de ellas, digo que diga las misas de la leycal en dicha ermita, pueda el capellán colativo por el tiempo que el Patrón gustase.

   Item mando quinientos pesos escudos de plata a Doña Teresa Ruiz de Villegas mi sobrina quien asiste en dicha mi casa al presente para ayuda de tomar estado.

   Item mando otros quinientos pesos a Doña Ana de Santibañez, también mi sobrina hija legítima de dicho Don Fernando mi hermano para el mismo efecto.

   Item mando a Doña Ana de Ceballos mi sobrina, quien también asiste en casa y para el mismo efecto, treinta doblones de a dos escudos de oro cada uno y les encargo me encomienden a Dios.

   Item mando a Bartolomé de Ruiz Díaz, mi criado, cuatrocientos pesos por lo bien que me ha servido y le encargo me encomiende a Dios.

   Item declaro que por cuanto he prestado a dicho Don Fernando Ruiz, mi hermano, algunas porciones de dinero, se las perdono y así mismo le dejo un par de bueyes que tiene en su casa y son míos, que valdrán cuarenta y cinco ducados de vellón y quiero y es mi voluntad se esté y pase por las cuentas que diese..... de Ceballos mi mayordomo, vecino del valle de Anievas y en virtud de poder mío ha cobrado y no se le contradiga dicha cuenta que diese y que entregue las escrituras de censos y demás que tiene en su poder para que se pueda cobrar lo que se debe.

   Dejo por tutora y administradora de los bienes de dicho Mayorazgo y de los demás de herencia que quedasen a dicha Doña Ana María mi esposa, del póstumo o póstuma que naciese sin relevación de fianzas, sino es que las haya de dar y haya de vivir precisamente en estas mismas casas siempre con dicho nuestro hijo o hija.

   Item declaro que las alhajas de plata que dejo vinculadas son las siguientes: Lo primero una venera de diamantes que vale a dosmil pesos.

Más otra de esmeraldas que vale unmil quinientos, más otra venera de conchuela que valdrá trescientos reales que quedan vinculadas con dicha plata que es lo siguiente: Doce platos de plata su peso diez y seis onzas cada uno.

   Item otros doce platos de plata y del mismo peso.

   Item más otros doce platos de peltre, digo diré los de plata solo son doce.

   Item más doce tazas de plata medianas.

   Item doce cucharas y doce tenedores de plata.

   Item doce salvillas que pesar cada una ocho onzas.

   Item una palangana de lavar manos.

   Item un pichel.

   Item un jarro, digo una fuente grande.

   Item más un par de candeleros bujías.

   Item un bernegal con sus dos asas y una figura en medio.

   Item dos salvillas de mediano tamaño.

   Item dos vasos de plata digo de cortadillo más que medianos.

   Item un orinal de peltre.

   Item una araña de plata de catorce marcos y medio de peso, inclusos en    ella seis bujías pequeñas candeleritos de plata.

   Item una pilita de agua bendita, digo para echar agua bendita.

   Item dos docenas de cocos guarnecidos en plata.

   Item otras dos docenas más de dichos cocos con dicha guarnición y dichas piezas son de plata todas menos el peltre y cocos.

   Item las tres sortijas, de oro la una y dos tumbagas, las cuales dichas alhajas quedan vinculadas como queda referido.

   Item declara tiene cuenta con Don Pedro Felix, su vecino, y que le debe veinte y cuatro pesos escudos de plata por su padre Don Pedro Díaz de la Serna y más otros cuatrocientos de vellón que quedó debiendo a dicho Don Santos Díaz de Therán de resto de mayor cantidad y más me debe ochomil pesos que cobra, digo que le dejó en una memoria para cobrar en Indias por debérselos allí a dicho mi tío y cuando vino de Indias dicho Don Pedro Felix me trajo una carta de la persona en quien substituyó dicho poder, la cual decía le dejaba memoria de cincomil y tantos pesos, de los demás no ha dado cuenta. Mando se le tome.

   Item declaro que me pagó Don Ventura de Therán, vecino de San Vicente, cuatro doblones de que me había hecho papel, y después el susodicho con dicho, digo con Don Antonio de Therán, su hermano, otro me hicieron de doce doblones y lo demás que me deben, consta de papeles y asiento.

   Item declaro que dejo y tengo a la hora presente para cumplirlo a que dispuesto hasta en cantidad de dosmil y quinientos doblones de a ocho, efectos todos de dicho mi tío y para cumplir su voluntad.

   Item declaro que a Don Juan Vizarrón, caballero del orden de Alcántara le entregué mil pesos para que los diese apremio en el Capulco de que tengo carta de Don Juan Vizarrón su hijo. Quiero se cobren con los intereses.

   Item declaro tengo un vale de seiscientos reales de vellón hecho por Don Juan Ruiz de Villegas, mi sobrino y vecino. Está pagado y quiero se le vuelva.

   Y para cumplir y pagar este mi testamento y lo en él contenido, dejo y nombro por mis albaceas y testamentarios y con toda amplitud a dicho Sr. Marques de Villa Alcázar, mi señor, y a la dicha Dª Ana María mi esposa, a

Don Juan José‚ de Miera, vecino del valle de Carriedo, a Don Fernando Ruiz de Villegas Collantes, mi hermano y a Don García de Agüero, vecino de San Vicente y a cada uno in solidum doy poder bastante para que luego que yo fallezca entren en todos mis bienes y cumplan lo aquí convenido y este poder les dure el término del derecho y más lo que fuere necesario y en el remanente que quedare de todos los bienes y efectos que me toquen y puedan pertenecer en alguna manera derechos y acciones pagada y cumplida la voluntad de dicho mi tío y mía en este testamento expresada, e instituyo por universal heredero o herederos a mi hijo o hijos póstumo o póstumos que tuviere y los substituyo singularmente y nombro por substituto a dicho Don Fernando Ruiz de Villegas Collantes, mi sobrino hijo de dicho Don Fernando mi hermano, para que faltando en la edad pupilar dichos mis hijos, los heredecon la bendición de Dios y la mía. Y lo otorgo así y como dicho es en la forma referida. y así mismo dejo vinculado un galero de plata.

   Item más declaro que tengo otra porción de dinero como sietemil pesos escudos de plata mejicanos, cuya cantidad tengo en mi casa.

   Y este declaro es mi testamento y última disposición que va en siete hojas que quiero valga por mi última disposición en la forma que va expresado. Y así lo otorgo con las circunstancias y requisitos necesarios.--

   Item más dejo vinculado un espadín con su puño de plata.

OTORGAMIENTO.- En el lugar de Castillo Pedroso de este valle de Toranzo a ocho días del mes de Junio de mil setecientos y veinte y cinco años, me entregó a mi el escribano y en presencia de los testigos que irán declarados, Don Sancho Ruiz de  Villegas y Therán, vecino de este lugar, estando enfermo en cama de la enfermedad que Dios servido el darle, aunque al parecer en su sano juicio, memoria y entendimiento natural y bajo de la protestación de la fe católica que hizo, me entregó, como dicho es, este cuaderno cosido y cerrado y en él dijo dejaba dispuesto y tenía su testamento y última voluntad dentro de este dicho papel y cuaderno, y que dejaba señalado entierro, albaceas y heredero y dispuesto las demás cosas y que quería valiese por su testamento y última voluntad y revocó otro cualquier testamento o testamentos, codicilo o codicilos, mandas o legados, poderes para testar hechos antes de este que aquí dentro deja dispuesto que quería valiese por su testamento y última voluntad como deja dicho o en aquella vía y forma que haya lugar en derecho. Y lo otorgó así y que no se abriese ni publicase hasta haber fallecido. Y que entonces fuese con la solemnidad necesaria y guardase y cumpliese lo en él contenido como va referido. Y lo otorgó así, con las fuerzas y cláusulas necesarias para su validación siendo testigos: Don Juan Antonio de Vallejo, escribano del Rey n. Sr. D. Francisco Pelayo, Antonio de Bustamante, Pedro de Corvera, Antonio Ruiz Calderón, mayor en días, Antonio Ruiz Calderón, menor en días y Juan Guazo, todos vecinos de este dicho valle y el otorgante a quien yo, el  escribano, doy fe conozco no firmó por no poder por cierto dolor que dijo tenía en el brazo derecho, el que no pudo ni podía manejar, firmólo un testigo a su ruego-Testigo- Juan Antonio de Vallejo Agüero-Testigo por el otorgante que no pudo firmar-Juan Antonio de Vallejo Agüero-Testigo- Antonio de Bustamante Ceballos-Testigo-Por Antonio Ruiz Calderón que no sabe firmar-Antonio de Bustamante Ceballos-Testigo Francisco Pelayo Oyos-Testigo Antonio Ruiz Calderón-Testigo Pedro de Corvera-Testigo- Juan Guazo- Yo Manuel de la Concha, escribano de su Majestad a lo que dicho es presente fui, y en fe de ello lo signo y firmo- En testimonio de verdad-Manuel de la Concha-Entrerrenglones-y última voluntad-ya difunto-que en él suenan -Dicho lugar de Castillo a diez días del mes de Junio de mil setecientos y veinte y cinco años-la Madre de Dios-enmendado- y lea.- valga-Montes-él-valga-testado que-no valga-

   Manuel de la Concha Villegas, ya dicho escribano de su Majestad del número y Juzgado de este valle de Toranzo, vecino del lugar de Villasebil de él, hice sacar y saque este tanto de dicho testamento, información autos y diligencias de suso inserto, concuerda con él lo que queda en mi poder a que me remito y en fe de ello lo signo y firmo de pedimento de Don Fernando Ruiz de Villegas Collantes, vecino del lugar de Castillo y hermano del dicho Don Sancho Ruiz de Villegas Therán ya difunto.

Y va en estas veinte y cinco hojas la primera del sello segundo y intermedio, papel de oficio, y con esto de mi signo que corresponde de dicho pliego del sello segundo por no haberle del sello primero correspondiente en el estanco Real de este dicho valle con protesta que hizo dicho Don Fernando de incorporarle siempre que le haiga por que no se atrase la Real Hacienda y como dicho es, lo firmo y signo.


Inicio       Castillo Pedroso