Primer trabajo serio: La verja del cementerio de Barcarrota.


                                                                       

Manuel Díaz de Terán Rodríguez con su esposa, Mercedes Fernández García y sus hijos: Dolores, Manuel, José y Casimiro